martes, 18 de septiembre de 2007

ZAMORA, MAGIA, POESIA Y VERDAD

Luis Britto

Durante una década redacté un guión cinematográfico sobre Ezequiel Zamora, circunstancia que expuse ante el ciudadano presidente Hugo Chávez Frías en reunión celebrada con los cineastas Román Chalbaud y Pino Solanas el año 2004 y en reunión tras el Aló Presidente en Carora, con el ministro Francisco Sesto, el año 2005. En julio de 2006 celebré con La Villa del Cine un CONTRATO DE ESCRITURA DE GUIÓN, en el cual se establece que “Luis Britto García, cédula de identidad 2.115.056, que en lo sucesivo se denominará EL GUIONISTA” se compromete a “la escritura de cuatro (4) guiones para televisión en clave de ficción, y el desarrollo de una versión para un largometraje, que en lo sucesivo se denominarán la Obra, a través de los cuáles, se destaque el reconocimiento de la vida, obra y pensamiento de Ezequiel Zamora, el General del Pueblo Soberano”.
Entregué el trabajo en el plazo previsto, y su filmación fue encomendada a Román Chalbaud, quien el 5 de agosto de este año me escribe: “Hola, Luis: Estoy orgulloso de que la Villa del Cine me haya llamado para dirigir tu prodigioso guion sobre "Zamora", lleno de magia, poesía y verdad. Estamos en plena etapa de preproducción y comenzaremos a rodar a mediados de octubre. Me gustaría reunirme contigo. Abrazos solidarios y felicitaciones por tan hermoso trabajo: Román Chalbaud.
En la sección “Más Chévere” de Últimas Noticias del 2 de septiembre aparecen declaraciones de un guionista de RCTV en el sentido de que “La Villa del Cine me propone escribir esta versión sobre Zamora. Estuve en un período de cuatro meses para elaborar el guión, dos de investigación y dos de escritura”. Parece extraño que la Villa del Cine busque a un guionista de RCTV para escribir un guión ya escrito, y que éste se atreva a elaborarlo tras “dos meses de investigación”.
Todo el mundo sabe en Venezuela quién es capaz de investigar con respeto y seriedad la vida de Ezequiel Zamora y elaborar un guión con magia, poesía y verdad sobre él, y quien no. Todavía es hazmerreir nacional un director de teatro que pretendió hacer pasar por suyo un libro sobre arte corporal de un inglés. No quiero imaginar el descrédito que puede recaer sobre quien pretenda usurpar un trabajo preexistente sobre el General del Pueblo Soberano, y sobre quienes lo apoyen. Un guión no es algo que se arrebata como un celular y después se revende como si tal cosa. Ezequiel Zamora merece conocimiento y respeto.