lunes, 21 de julio de 2014

El Partido y El Congreso.

Es significativo que, escuchando al Presidente y ante el muy cercano Congreso del PSUV, nos preguntemos ¿qué es un partido político? ¿para qué los partidos políticos? En un proceso que busca la Revolución ¿cómo se concibe al Partido Político?
¿Ha sido consecuente el actual Partido pivote político del Gobierno con las metas, objetivos y tareas que se plantea una Revolución? ¿Puede crearse una tendencia revolucionaria del Partido a partir del Congreso a efectuarse el 26/07? Si va a crearse es ¿por qué no existe? ¿Quién califica de revolucionario o no al Partido pivote político del gobierno? ¿Existe un marco revolucionario que haga esa calificación?
De acuerdo a lo que se informa son 540 delegados que serán electos directamente por los grupos e individuos de base y 280 delegados natos. Los delegados natos deben tener un fundamento teóricopráctico consustanciado con la Revolución Bolivariana que dimane ética y moral de lucha. Si es así, ¿quién define el marco conceptual de la Revolución Bolivariana y más importante ¿quiénes del poder lo practican y difunden?
Si el Congreso del 26/7 es para fundamentar la razón de un partido revolucionario que vaya hacia el cambio de estructura, entonces gira el proceso y se avanza en la Revolución para darle viabilidad al socialismo. Si el Congreso es para aupar al dedo y asumir la inacción de la conciencia, entonces la revolución seguirá estancada; retrocede el Proceso. Si el Congreso retoma los preceptos originarios formulados en su práctica y estrategia por Chávez: la Tríada Política (legado importantísimo de Chávez) iremos a la izquierda. Si el Congreso asume la reforma y da la espalda a la Tríada Política, el Proceso se unirá a la socialdemocracia: capitalismo reformista o socialismo de mercado (que es lo mismo que el capitalismo).
La Tríada Política (concebida en el PH de La Boyera entre 1996 y 1998) es: (i) el gobierno se transforma en Instrumento del Pueblo; (ii) el acto electoral se asume como acto revolucionario para transferir el poder al colectivo organizado; y (iii)  la Agenda Bolivariana se mantendrá como imagen objetivo indicando y recordando el camino para inventar el Socialismo Bolivariano (autóctono) en Venezuela. Ser instrumento del pueblo significa transformar la autoridad cupular de hoy en vocero del colectivo organizado. Ser instrumento del pueblo es estimular el conocimiento de los colectivos organizados para que asuman el autogobierno. Ser instrumento del pueblo es elevar la conciencia del colectivo nacional y contribuir a la masificación de la tesis que sustenta el Proceso. El acto electoral como acto revolucionario es tomar el poder para transferirlo al colectivo organizado y preparar el autogobierno y vocería. (Ver en Aporrea.org “Cambio de Rol del PSUV” de fecha 14/01/2013 http://www.aporrea.org/actualidad/a157524.html)
Si el Congreso del 26/7 sostiene estos conceptos como base en la orientación de todos los actos internos de la Revolución Bolivariana el Proceso se energiza y vamos en dirección franca a lo radical. No obstante para que el Congreso asuma estos conceptos los 540 delegados de base tienen que llegar con fuerza ideológica para plantearlos. Vale preguntar, ¿estarán esos 540 delegados de base convencidos del instrumento del pueblo y del acto revolucionario? Entonces, estas reflexiones nos llevan a la pregunta inicial: ¿para qué es un partido político en un Proceso que va hacia una Revolución?
(Ver en Aporrea.org “Transformación del Partido Político” de fecha 30/08/2011 http://www.aporrea.org/actualidad/a129305.html)
La relación mando obediencia en las FANB muestra la subordinación de un teniente a un capitán. En la comunidad el partido debe ser teniente. El la comunidad el partido debe ser equivalente a un teniente y la comunidad un capitán. El partido (teniente) se subordina a la comunidad (capitán). El partido no debe usar a la comunidad como mercancía política para obtener sus propios beneficios. El partido es un canalizador del saber. El partido orienta al colectivo a desechar el clientelismo político; y de manera contraria, le estimula a descubrir sus talentos. En Revolución el partido no es un ente cupular. Es cúpula en la IV o en la socialdemocracia o democracia cristiana; pero en la construcción del Socialismo no lo es.
En vías hacia el socialismo, ese que aún nos falta inventar, (apenas estamos dando unos pasos en teoría y en práctica) el Partido es un instrumento del pueblo. Lo lógico es que del Congreso surja un fundamento teórico que fortalezca lo poco que se ha definido sobre el Socialismo Bolivariano. ¿Acudirán como delegados maestros a ese Congreso? y si concurren, ¿las autoridades reconocerán su sabiduría? El saber desplaza a la cúpula.
En fin, los revolucionarios tienen que asumir su postura en este momento: o se va al cambio de estructura o nos quedamos en reforma. El III Congreso del partido pivote político del gobierno puede ser determinante para el cruce de caminos. Es posible que si concurren talentos y se evidencia energía transformadora fundamentada en conciencia crítica (autodeterminación), dominio ideológico del socialismo y conocimiento político para radicalizar la Revolución, entonces, solo así, a partir de este Congreso, giremos a la izquierda y contribuiremos con el mundo a sustentar una tesis ideológica realmente del siglo XXI.
(Ver en Aporrea.org “El capitalismo de hoy incita al socialismo” de fecha 08/08/2013 http://www.aporrea.org/ideologia/a171406.html)

Oficial de las FANB, retirado como Comandante (Teniente Coronel) de la Aviación Militar. Siendo oficial activo logró realizar estudios en todos los niveles académicos del saber universitario obteniendo su título como Licenciado en Educación (UCV); Maestría en Planificación (Harvard University) y Doctorado en Ciencias del Desarrollo (Cendes, UCV). Ha sido miembro del MBR-200, MVR, PSUV, Director Nacional de Ideología del Comando Maisanta, Colectivo Democracia Directa y creador del Centro de Formación Ideológica (CFI). Ha ocupado algunos cargos dentro del Gobierno Bolivariano Revolucionario bajo el mandato de Hugo Chávez Frías, siendo unos de los más relevantes el de Vice-Ministro de Relaciones Exteriores para Asia, Oceanía y Medio Oriente. Ha escrito una serie de folletos y libros para la compresión de los valores y principios socialistas.
 williamizarra@gmail.com      @williameizarra
 
William Izarra 

Gaza pasa

Carola Chávez.


israel-gaza-shoes_2402255b1

Mientras Gaza pasa nosotros vemos el mundial, y no solo el de Brasil 2014, los vimos desde el Maracanazo. Ya pasaba Gaza en 1964 cuando mis papás celebraron la llegada de su única niña: cuando llegué Gaza ya pasaba. Gaza, Cisjordania, la tragedia palestina, el genocidio a fuego lento… Y en todos lados la vida, en todos lados la muerte.
Porque Gaza pasa conocí la impotencia e impotente he visto como mientras Gaza pasa, pasan otras guerras, tantas guerras que ya no sé ni contarlas, tantos muertos, tantos huérfanos, tanta rabia, y siempre la impotencia de no poder hacer nada.
Mientras Gaza pasa, la hambruna se come a Africa, entonces pasa Etiopía, Somalia, Malaui y por no morir de hambre, tantos africanos mueren en el mar buscando a Europa donde tantas injusticias esperan.
Y pasaba Gaza cuando en Sudamérica desaparecían miles y miles de personas en manos de dictadores que Washington y sus aliados arroparon con paternal esmero. Vimos a Centroamérica bañarse en sangre mientras Gaza seguía pasando, por lo que ese dolor no nos es ajeno, como no nos es ajena la desesperanza.
Mientras Gaza pasa, pasan nuestras vidas que dan para tanto y para tan poco. Celebramos nacimientos, cumpleaños, matrimonios. Vivimos el amor y el desencanto y luego otra vez el amor, y la música y la risa y la alegría mientras Gaza pasa, porque si esperáramos a que Gaza no pasara para poder reír, nadie recordaría que alguna vez existió la risa.
Gaza pasa por lo tanto nunca reímos del todo, porque siempre hay una lágrima en el fondo, porque la vida no viene en blanco y negro y porque no tenemos más remedio que vivirla a todo color, con sus tonos amables y con los más dolorosos y ese rojo carne viva constante que es el dolor de Gaza y de todas las injusticias que pasan en tantas partes mientras que Gaza pasa.
Con Gaza pasa la ONU, títere de sus verdugos, con sus resoluciones huecas y su vista gorda. Y pasan los pueblos que la sienten y acompañan sin saber cómo evitarles tanto dolor. Pasan las voces de millones que proclamamos condenas aferrados a la pueril idea de que el poder de las palabras conjurará la masacre. Pasamos millones de madres mirando en los los ojos de los niños palestinos los ojos de sus propios hijos y esa angustia en el alma, esa certeza de que Gaza también nos puede pasar.

Palestina.

Sobrevuelan  aviones que bombardean calumnias. Caemos tergiversados.
Arremete la cortina de fuego de racismo. Somos limpiados étnicamente sin manchar a los asesinos.
Obuses disparan granadas de hipocresía. Morimos eufemizados.
Arremeten   tanques que  disparan silencios. Dejan  heridas sin alarido,  muertes sin solidaridad.
Zumban   drones de indiferencia. Como moscas caemos   víctimas de la apatía.
Disparan ametralladoras de insensibilidad. Agonizamos  acribillados de desprecio.
Estallan armas de destrucción masiva de la conciencia. Somos arrasados sin que quede traza de remordimientos.

Cruzan proyectiles de  complicidad. Al estallar disuelven toda humanidad preservando apenas  componendas entre verdugos.

Desde los cuatro horizontes nos ahogan gases de olvido. Ya no recordamos qué pueblos cayeron antes que el nuestro bajo idénticas  armas, igual agonía.
SUPERMERCADO
Compras el seductor cosmético con el nombre del amor y financias los detectores electrónicos que prohíben al lugareño el acceso a su propia tierra.
Con el lápiz de labios que te untas contribuyes a la incineración de los enamorados.
Un instante te detienes ante los mostradores de comida rápida cuyas registradoras pagan la muerte acelerada.
Sorbes el refresco gaseoso, y con las burbujas que revientan pagas  bombas que estallan contra tus hermanos.
Compras la gustosa salsa para tus carbohidratos y con ella financias la termita que hierve la sangre de tu prójimo.
En la sección de modas eliges  trapos que te cubrirán elaborados por las empresas que trabajan en dejar  sin piel al congénere.
En la vitrina llamativa están las lencerías eróticas cuyo precio se traduce en mortajas de fósforo ardiente, los aceites para bebés cuyos réditos adquirirán la gasolina gelatinosa contra las escuelas.
Estimula la compra el aire acondicionado que paga  tormentas de fuego que calcinan  villorrios arrastrando párpados hacia las alturas.
Adquieres  el chip cuyas utilidades costean el fichaje de oprimidos, las redes de comunicación de invasores, los detonadores de las bombas.
Te llevas la impresora con cuyo precio alimentas la construcción de  muros para encerrar  humanos como fieras.
El centavo que pagas por la fruslería que no necesitas perfora la frente del huérfano y el vientre de la madre.
Esgrimes la tarjeta de crédito que pertenece al banco que pertenece a la trasnacional que pertenece al megagrupo que pertenece al monopolio que  financia obuses de esquirlas, bombas incendiarias, proyectiles inteligentes que incineran a tu prójimo.
Más allá  venden vísceras, tiras de piel, blusas decoradas con uñas, collares de hueso de los niños inmolados.
La máquina desodorizadora borra la putrefacción de todo lo que compras, lo que financias, lo que consumes.
NO PREGUNTES
Ningún hombre es una isla –decía John Donne- no preguntes por quién doblan las campanas, que están doblando por ti.
No supongas que el genocidio avanza sobre Gaza porque bajo su mar hay hidrocarburos –bajo la tierra que pisas siempre algo justificará que seas convertido en polvo y esparcido por los confines del mundo.
No inquieras si la guerra funciona para la economía o la economía para la guerra –en la fabricación del fósforo que arrasará tu piel está inscrito el tanto por ciento de los beneficios y la tasa de desinterés que calcinará tus huesos.
No indagues si sólo la superioridad racial da derecho a exterminar o si sólo exterminar prueba la superioridad racial –el tono de tu piel y la salinidad de tus lágrimas es la condena que ejecutará quien necesite robar tu tierra y el aire que respiras.
No calcules si tu único placer que es engendrar hijos para el sufrimiento terminará por vencer a quienes por no sufrir no engendran.
No interrogues si el gigante es invulnerable o si la Historia es el recuento de los gigantes que caen –dispara el  guijarro con tu honda ensangrentada y espera.

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo.
 brittoluis@gmail.com

Luis Britto García

Niños de la frontera: “No hablan inglés, pero entienden el odio”

Amy Goodman, con la colaboración de Denis Moynihan
El periodista ganador del premio Pulitzer José Antonio Vargas le puso un rostro público a la crisis de la inmigración que atraviesa Estados Unidos, tras haber sido detenido esta semana por la policía fronteriza en McAllen, Texas. Varias horas más tarde y después de protestas a nivel nacional, Vargas fue liberado. Dio a conocer por primera vez su situación de inmigrante indocumentado hace tres años en un artículo publicado en la revista New York Times y, desde entonces, su principal tarea ha sido luchar por una reforma de la política de inmigración estadounidense. Vargas había viajado a Texas para apoyar a miles de niños inmigrantes indocumentados que actualmente están detenidos allí por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.
Muchos niños continúan huyendo de la violencia en sus países de origen en Centroamérica, en busca de seguridad y teniendo que enfrentar grandes riesgos en tierras lejanas. En Estados Unidos, el problema suele caracterizarse como una “crisis fronteriza”, pero no se trata de eso. Estamos asistiendo al fracaso de la globalización económica y de la política exterior de Estados Unidos, exacerbado por políticas de inmigración inadecuadas e ineficaces a nivel nacional. Las víctimas más recientes de esta situación son los niños que llegan a través de la frontera en busca de seguridad, pero, sin embargo, son cruelmente encerrados en grandes galpones y trasladados en buses a otros centros de detención. En el trayecto, deben soportar las amenazas de hordas extremistas que se oponen a la inmigración, para luego ser deportados a sus países de origen, donde corren riesgo de vida.
Decenas de miles de niños cruzan la frontera desde México hacia Estados Unidos, sin la compañía de adultos, tras recorrer miles de kilómetros en condiciones muy peligrosas, a menudo viajando en los techos de los trenes de carga que son controlados por bandas criminales. Los trenes son conocidos como “La Bestia”. Los niños que se suben a ellos deben pagar tarifas muy elevadas y a muchos de ellos los golpean, los roban, los violan e incluso los matan en el trayecto hacia el norte. Algunos tienen la esperanza de reencontrarse con sus padres en Estados Unidos, otros son enviados al extranjero por sus propios padres para evitar que sus hijos sufran la violencia endémica de sus ciudades natales: lugares como San Pedro Sula, el centro económico de Honduras, que actualmente es considerada la ciudad donde se registran más asesinatos en el mundo.
El flujo de niños ha superado la capacidad del Gobierno de Estados Unidos de hospedarlos y alimentarlos, y especialmente de brindarles el nivel de atención que es adecuada para los niños refugiados. En respuesta a esto, el Gobierno ha trasladado a los niños a diferentes lugares en el suroeste del país.
Esta situación significó una oportunidad para los grupos xenófobos y racistas de lograr la atención de los medios por haberse enfrentado a los buses que trasladaban a los niños. En la ciudad de Murrieta, en California, un pequeño grupo de personas estaba protestando contra el traslado de un grupo inmigrantes a esa ciudad. Enrique Morones, director de la organización sin fines de lucro Border Angels (Ángeles de la frontera), se enteró de lo que estaba sucediendo y se dirigió de inmediato al norte para verlo con sus propios ojos. Morones dijo en el programa “Democracy Now!”: “Fue una escena horrible ver a los niños en el bus y a sus madres llorando. No hablan inglés, pero entienden el odio”.
Enrique Morones comparó la escena con lo sucedido en Selma, Alabama, 50 años atrás, cuando la policía bloqueó el paso de la Marcha por el Derecho al Voto y luego desató una feroz represión llena de odio: “Quiero dejar bien claro que fue la policía de Murrieta, y no los manifestantes, la que obligó a los tres buses a regresar. Mientras los buses se acercaban, la policía de Murrieta se interpuso y les impidió el paso, algo que no tiene ningún sentido debido a que podrían haber continuado su trayecto hasta la oficina de la policía fronteriza. Así que le pregunté a un oficial ‘¿Por qué detienen a los buses aquí?’ Y, a continuación, un manifestante se acercó y otros lo siguieron y de los cincuenta manifestantes que estaban allí, alrededor de la mitad se pararon delante del bus, al igual que unos veinticinco o treinta trabajadores de los medios, y comenzaron a golpear el bus. Los manifestantes golpeaban el bus con la bandera de Estados Unidos, mientras gritaban insultos raciales”. Fue la intervención policial lo que dio a pie a los manifestantes.
Todas las partes involucradas deberían prestar atención al mensaje pronunciado esta semana por el Papa Francisco sobre, en sus propias palabras, las “decenas de miles de niños que emigran solos, sin ser acompañados, para huir de la pobreza y de la violencia”: “Es una emergencia humanitaria que requiere, como primera medida urgente, que los niños sean bien recibidos y protegidos”. El Papa abordó otro asunto fundamental en su mensaje: “Sin embargo, estas medidas no serán suficientes a menos que estén acompañadas de políticas que informen a las personas sobre los peligros del viaje y, sobre todo, que fomenten el desarrollo en sus países de origen”, afirmó.
Estados Unidos tiene una larga y sanguinaria historia de desestabilizar gobiernos democráticos en los mismos países que ahora son la fuente de esta última oleada inmigratoria, especialmente Honduras, Guatemala y El Salvador. En las décadas de 1980 y 1990, los regímenes militares y paramilitares, que contaban con el apoyo de Estados Unidos, mataron a cientos de miles de ciudadanos en esos países. Los cárteles de drogas de la actualidad son los herederos de esa cultura de violencia. En Honduras, Estados Unidos apoyó el golpe de Estado de 2009 contra el presidente electo democráticamente Manuel Zelaya. Después de su derrocamiento, dos regímenes sucesivos apoyados por Estados Unidos han contribuido a lo que la catedrática de la Universidad de California Dana Frank denominó “la intensificación de la violencia y la anarquía”. Dana Frank afirmó: “El golpe en sí mismo fue un acto criminal y realmente dio paso a la corrupción generalizada de la policía y en todos los niveles del Gobierno. Y eso significa que básicamente es posible matar a quien sea, sin recibir un castigo por ello”.
José Antonio Vargas, que llegó a Estados Unidos como un niño indocumentado hace más de 20 años, resumió la situación desde Texas: “Cuando tienes nueve, diez u once años no sabes lo que significa que te llamen ‘ilegal’. No entiendes cómo el enfrentamiento político que está ocurriendo afecta tu vida, pero esto es exactamente lo que ha venido sucediendo. El modo en que muchos medios de noticias y el modo en que muchos opinólogos y el modo en que muchos políticos, en particular los republicanos, hablan sobre esta crisis humanitaria es una afrenta a Estados Unidos y a los estadounidenses. Hace algunos días, el titular de una noticia de CBSnews.com decía: ‘¿El aumento de los niños inmigrantes ilegales es una amenaza a la seguridad nacional?’ Ese era el titular. Estos niños no son ilegales, son seres humanos. Y no son una amenaza para la seguridad nacional. La única amenaza que representan estos niños es la amenaza de poner a prueba nuestra propia conciencia”.

© 2014 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org
Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Venezuela y China establecen asociación estratégica integral para el bienestar de sus pueblos.

CIA secret weapons-- Armas secretas de la CIA.

El PSUV eligió a 537 delegados que participarán en su III Congreso.

Chávez: "Soy socialista, bolivariano, cristiano y también marxista" .

Comandante Hugo Chávez. Discurso sobre infiltrados en PSUV. Venezuela, 28 de marzo, 2011.