miércoles, 18 de julio de 2018

Sobre la inconveniencia e impertinencia de promover un referendo revocatorio de los diputados y diputadas de la Asamblea Nacional.

*JUAN MARTORANO.
Desde hace varias semanas, el compañero Diosdado Cabello Rondón, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y Primer Vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a través de sus diferentes intervenciones públicas, ha venido impulsando la idea de promover un referendo revocatorio de los diputados y diputadas a la Asamblea Nacional (en desacato).
Cualquiera que lea el título de este artículo, pensará que por mi profesión de abogado he decidido ejercer la defensa de los parlamentarios y parlamentarias de la derecha. Nada más lejos de la verdad y es lo que me voy a permitir explicar en estas líneas.
No pretendo entrar en una polémica inútil con el camarada Diosdado Cabello, un hombre probado, consecuente y leal al proceso revolucionario, el cual merece mis consideraciones y respetos al rol y labor desempeñada por él en la conducción de la Revolución Bolivariana. Pero de lo que si se trata es de explicar las razones políticas y constitucionales que a mi juicio, hacen inconveniente e impertinente la activación de un revocatorio contra los diputados y diputadas de la Asamblea Nacional por parte de la coalición opositora.
En primer lugar, vayamos a lo preceptuado en el artículo 72 de nuestro texto constitucional que establece lo siguiente: “Todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables. Transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario y funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos o inscritas en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referendo para revocar su mandato.
Cuando igual o mayor número de electores y electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocación, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores o electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores inscritos o inscritas, se considerará revocado su mandato y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta de conformidad con la ley(Resaltado y subrayado del articulista).
“La revocación del mandato para los cuerpos colegiados se realizará de acuerdo con lo que establezca la ley”. (Resaltado y subrayado del articulista).
En primer lugar, si bien es cierto que de acuerdo al criterio constitucional, todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables, y que transcurrida la mitad del período para el cual fue electo el funcionario o funcionaria puede solicitarse la revocatoria de su mandato, hay que discernir sobre el funcionario o funcionaria a revocar, ya que no es igual solicitar la revocatoria del mandato del Presidente de la República, de un gobernador de estado o de un alcalde de un determinado municipio, que solicitar la revocatoria de un diputado a la Asamblea Nacional o de un Consejo Legislativo estadal o la de un concejal o concejala de un municipio, ya que estos últimos son integrantes de cuerpos colegiados.
Además de ello, habrá que determinar con precisión los diputados y diputadas que serían objeto de una eventual revocatoria de su mandato, ya que no es igual pedir la revocatoria de un diputado de una determinada circunscripción electoral en una entidad federal determinada, que la revocatoria de un diputado o diputada electo por lista, que sería ir por todo un estado. En este último caso, se implicaría un ejercicio de organización, logística y movilización mucho mayor, aunque todos esos cálculos y previsiones deben haber sido considerados por el PSUV. Pero continuemos con la explicación.
En el caso del supuesto de la revocatoria de mandato del Presidente de la República, y esto que fue varias veces explicado por este servidor en el año 2016 en la Esquina Caliente de Caracas y en otros espacios (hay abundante material audiovisual y escrito producido por este servidor y que puede ubicar en aporrea.org o en youtube a través de la Red de Investigación Comunitaria),  configura uno de los supuestos de falta absoluta establecidos en el artículo 233 del texto constitucional, por lo que la cobertura de su falta absoluta le correspondería o al Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva de la República o al Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional, de acuerdo a los supuestos de hecho del precitado artículo.
En el caso del gobernador o gobernadora de un estado, la mayoría de las constituciones estadales establecen que su falta absoluta es cubierta o por el Secretario o Secretaria General de Gobierno o por el Presidente o  Presidenta del Consejo Legislativo, todo dependiendo de la entidad federal de la que se trate y según sea el caso.
En el supuesto de falta absoluta de los alcaldes o alcaldesas, la ordenanza respectiva establecerá la forma de cubrir la misma, la cual le correspondería al Director o Directora General de la Alcaldía o al Presidente o Presidenta del Concejo Municipal, según los supuestos de hecho de la normativa correspondiente.
Pero en el caso de la Asamblea Nacional, Consejos Legislativos estadales o Concejos Municipales, por tratarse de cuerpos colegiados, no solo se elige al diputado o diputada principal, sino a su respectivo suplente, y en el caso de que el diputado o diputada principal se configuren los supuestos de falta absoluta, inmediatamente el suplente pasa a cubrir esa falta absoluta y no se configuraría vacío de poder alguno en el correspondiente cuerpo legislativo colegiado, ahí está una primera razón del por qué es inconveniente e impertinente solicitar la revocatoria de mandato de los parlamentarios y parlamentarias de la AN hoy en desacato.
Además de ello, los actos que dicta este cuerpo colegiado tales como leyes, acuerdos, labores de control, actos parlamentarios sin fuerza de ley, entre otros, no tienen ningún tipo de validez jurídica y son nulos de nulidad absoluta. Y si a eso le agregamos los altos índices de inasistencia de los parlamentarios, no teniendo ni siquiera el quorum mínimo requerido para validar las sesiones, entonces es un elemento que no debería preocuparnos, y que nos haría gastar una cantidad de recursos financieros y movilizar una logística que es necesaria para otros menesteres. Una segunda razón para no solicitar este referendo revocatorio contra los parlamentarios.
Además de ello, la oportunidad que se tenía para pedir ese adelanto de las elecciones parlamentarias producto del momento constituyente era en el marco a los comicios legislativos y presidenciales del pasado 20 de mayo de 2018 y en el marco de las negociaciones políticas que se venían dando en República Dominicana, donde a mi juicio,  perfectamente se podía haber convocado a nuevas elecciones para elegir a una nueva AN y sacar al cuerpo legislativo de la situación de desacato. Entiendo que las presiones internacionales y como parte de las negociaciones políticas – valga la redundancia- fueron sacadas de los diálogos, dejando solo las elecciones para elegir a los diputados y diputadas de Consejos Legislativos estadales por ser de los comicios que estaban pendientes junto con la de concejales y concejalas a realizarse en el mes de diciembre de este año.
El único supuesto de manera ordinaria que establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela para disolver el parlamento y proceder a la convocatoria de elecciones parlamentarias, de conformidad con el artículo 236 numeral 21, lo establece el propio texto de la Carta Magna en el artículo 240, en su primer aparte, cuando establece que la remoción del Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva en tres oportunidades dentro de un mismo período constitucional como consecuencia de la aprobación de mociones de censura. El decreto de disolución conlleva la convocatoria de elecciones para una nueva legislatura dentro de los sesenta días siguientes a su disolución, lo cual no es este el caso, y tema este explicado por el colega abogado constitucionalista Hermann Escarrá en anteriores oportunidades.
Es importante recordar aquella máxima de William Lara: “La política se hace con las neuronas y no con las hormonas”. Más allá de la molestia contra estos representantes de la burguesía y el cipayismo criollo, no podemos en política gasta “pólvora en zamuro”.
Creo que la acción más pertinente en contra de los diputados de la Asamblea Nacional en desacato, y la más conveniente, es la solicitada por la organización Patria Para Todos (PPT), de instar al Ministerio Público para que inicie el proceso y el enjuiciamiento por el delito de traición a la patria a los diputados y diputadas de la oposición de la Asamblea Nacional en desacato.
Entiendo que la propuesta del compañero Diosdado Cabello sea parte del discurso político de remoralización que contribuya a mantener en alerta y prestas al combate a nuestras filas. Pero también debemos ubicarnos en las necesidades de nuestro pueblo, y ese pueblo más que votar, lo que quiere es respuesta perentoria a sus necesidades de alimentación, de recuperación de su poder adquisitivo, del acceso a medicamentos e insumos, de que se le garantice su seguridad; en fin, de que se le restituya el estado de bienestar que disfruto durante catorce años de gestión del Comandante Hugo Chávez al frente de los destinos de nuestro país.
No obstante, tomando la parte positiva de la propuesta del compañero Diosdado, creo que el tema del revocatorio de los cuerpos colegiados deberá ser mejorado y pulido en las mejoras que debemos hacerle a nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Se me ocurre, además de que se debería agregar que si un diputado o diputada a la Asamblea Nacional, Consejo Legislativo estadal y Concejo Municipal queda revocado, igual disposición aplica para el suplente. Pero si además, se llegase a revocar los dos tercios de los y las integrantes del correspondiente cuerpo colegiado, se proceda al adelanto de elecciones parlamentarias dentro de los 60 días siguientes a la materialización de este supuesto de hecho. Una idea loca que se me acaba de ocurrir mientras escribía estas líneas y como parte de las propuestas en estos tiempos de Asamblea Nacional Constituyente, digo yo.
Ojalá estas razones expresadas por este opinador sean tomadas en su contexto, y no como algunos susceptibles y urticantes que rondan por allí traten de tergiversarlas y con su dedo inmaculado y acusador, tilden a uno de la “CIA” o del imperialismo. Esto es parte del debate y de la libertad de expresión y de apertura de las ideas que abunda en la Patria de Bolívar y Hugo Chávez.
¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
*Abogado,Activista por los DerHumanos,Militante Revolu y dela Red Nacional  Tuiter@s Socialistas ( http://.juanmartorano.blogspot com /http:juanmartorano.worpress.com).jmartoranoster@g mail  ,j_martorano@hotmail.com , _. a . @juanmartorano ( en Tuiter)

Resultado de imagen para Diputados y Diputadas MUD de la AN

Mare nostrum

María Alejandra Díaz.- El 25 de Junio de 1817, ante el apoyo yanqui a España, Mac Gregor, cumple órdenes de Simón Bolívar e invade la isla de Amelia (Florida). La razón estratégica: controlar las comunicaciones marítimas en el Golfo de México y Antillas, liberar Puerto Rico y Cuba, defender a México y plantar cara a Estados Unidos.
El Libertador sabía que los espacios acuáticos regulan la génesis civilizatoria. El país caribeño con más costa y aguas territoriales es Venezuela, 4.208 kilómetros de este a oeste, incluidas islas y archipiélagos.
Hugo Chávez empeñó su geopolítica energética en la unidad del Caribe: contrapuesto al enfoque Spykman del “Mar Mediterráneo” de Estados Unidos –Golfo de México y Mar Caribe-, línea defensiva y seguridad de su hegemonía, ese mare nostrum es el escudo protector de nuestro bloque emergente. Su importancia: ser junto a Haití él centro de gravedad del Caribe.
Ante el expansionismo de Estados Unidos oponemos el ejercicio soberano en el espacio acuático, potenciar la marina de guerra, mercante y pesquera en las áreas marinas históricas y vitales, lacustres y fluviales ubicadas dentro de las líneas de base rectas adoptadas por la República.
En el Título VI de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela deben declararse las actividades del sector acuático de interés nacional, utilidad pública y carácter estratégico, garantizando su inclusión en la economía nacional, promoviendo su desarrollo, orientado a la preservación, ocupación, uso y aprovechamiento sustentable de los recursos.
En los espacios insulares de la República incluir archipiélagos, islotes, islas, o similares situados dentro del mar territorial, cubierto por la plataforma continental y dentro de los límites de la zona económica exclusiva o en cualesquiera áreas marinas o submarinas establecidas conforme al derecho internacional público, tratados, convenios internacionales y la ley.
Vital resulta ampliar el concepto de territorio a “Espacio Geográfico Terrestre Nacional” e incluir los espacios insulares.
Con Hugo Chávez decimos: ese mar es nuestro y tenemos que ejercer, de verdad, de hecho y de derecho la soberanía plena sobre el mar territorial… sobre la Zona Económica Exclusiva, una de las más grandes del mundo… tenemos que asentarnos en el territorio marítimo que está disperso.
María Alejandra Díaz
Constituyente

Si es posible vencer la crisis

Luis Britto García.- Para vencer la crisis, sanear la administración pública. Reinstaurar, mediante las actuales técnicas informáticas, el control previo, posterior y concomitante sobre el cumplimiento de las metas, programas y objetivos de los presupuestos públicos, con sanciones administrativas, civiles y penales para el caso de incumplimiento injustificado de ellos.
Tal control debe abarcar tanto la administración central, como el complejo universo de los institutos autónomos, fundaciones, empresas del Estado e intereses del Estado en empresas privadas, así como a los estados, municipios y comunas.
El saneamiento de la administración requiere transparencia, publicidad total y sanción ejemplar sobre las infracciones infracciones y complicidades que determinaron la transferencia de más de 60.000 millones de dólares a empresas de maletín que realizaron importaciones fantasmas.
En contrapartida, se debe instaurar para las empresas privadas un sistema de contabilidad informatizado obligatorio unitario, uniforme y transparente, que permita seguir en tiempo real todas sus operaciones económicas y establecer relación entre costos de producción, precios y márgenes de ganancias, para evidenciar y sancionar actividades ilegales y especulativas.
Mediante la aplicación caprichosa de tasas de cambio arbitrarias y fantasiosas fijadas por páginas web foráneas, un grupo de empresarios ha destruido el valor del bolívar y desatado una hiperinflación que estanca las actividades económicas y desploma el nivel de vida. La “liberación” de precios es el arma de destrucción masiva de la guerra económica neoliberal, disparada por un mínimo oligopolio de intereses. En legítima defensa de la población, el gobierno tiene el derecho y el deber de fijar la tasa de cambio legal así como los precios máximos de bienes y servicios, de controlar rigurosamente el cumplimiento de tales regulaciones, y de asumir el control de las actividades y ramas económicas que se muestren incapaces de satisfacer las necesidades del público.
Colaboran en la agresión contra nuestra moneda muchos integrantes del sistema bancario, responsables en buena medida de la desaparición física del papel moneda y de la confiscación fáctica del dinero del público negándole el retiro del mismo o reduciéndolo a cantidades irrisorias. Es indispensable que el Estado aplique rigurosamente la Ley de Bancos, y que asuma aquellas actividades crediticias que la banca privada no quiera o no pueda ejercer.
Tales medidas han de ser complementadas con el control riguroso y la erradicación tanto de redes ilegales de acaparamiento y especulación con bienes subsidiados, como de organizaciones criminales constituidas a tal efecto.
Luis Britto García
brittoluis@gmail.com

Indignación selectiva y olvido

Carola Chávez


Es un escándalo: miles de niños separados de sus padres y puestos en jaulas, como perritos en perreras. Los grandes medios publican su sorpresa, su indignación por tan horroroso hecho. Y se se filtra el llanto de los niños enjaulados, y una periodista larga el llanto en vivo. Y las redes sociales se vuelven un solo clamor, una sola condena. Y nadie se queda fuera de la última movida de indignación y condena, en la que caemos todos como corderitos. 

Es como si el mundo acabara de descubrir que la injusticia golpea más duro a los más pequeños. Es como si el mundo acabara de descubrir que los derechos no existen para los pobres. Es como si el mundo acabara de descubrir que los Estados Unidos viola los derechos humanos con absoluto desparpajo. Y hoy los derechos humanos son unos niños enjaulados de quienes nadie hablaba ayer, cuando el hambre, la violencia, la desesperanza los expulsó de Guatemala o de Honduras, o de El Salvador, o de México… miles y miles de niños que cruzan fronteras, con o sin sus padres, en un éxodo de décadas que, al parecer, nadie ve.

Pero ahora importan los niños. Ahora, convertidos en dudosa bandera del mismo sistema que los enjauló, ondeada por personajes nefastos que fingen indignación. Y vemos a Hillary Clinton, la que sembró el infierno en Libia con una risa macabra, horrorizada con los campos de detención de niños, que funcionaban bajo un manto de silencio durante el gobierno de Obama, del que fue Secretaria de Estado. Otra indignada es Michelle Obama, que no le parecía malo enjaular niños cuando el enjaulador era su marido quien, por cierto, se ganó el mote de “Deportador en Jefe” durante su mandato. 

Laura Bush, sí, la esposa de George W., dice que “esta política de tolerancia cero es cruel e inmoral” Y lo dice con su cara tan lavada, porque nadie recuerda a su esposo por haber sido el impulsor de esa política anti inmigrantes, sino por el el reguero de cadáveres y de huerfanitos mutilados que dejó en Iraq, algo que, para Laura, no es ni cruel ni inmoral.

Y hablando de Iraq, de los medios y de sus denuncias indignadas: recuerdo cómo los medios cocinaban a Saddam y a los iraquíes todos, hasta los que se le oponían, hasta los que deseaban y ayudaban a los Estados Unidos para que los fueran a salvar. Recuerdo el concierto sistemático (no había un solo titular discordante): Saddam era lo más maligno y más peligroso que había en el universo. Saddam era una amenaza espantosa, nadie estaba a salvo de su maldad. Y viene por más, viene por ti… Y los periodistas, convertidos en infomercenarios, los que repitieron mil veces que Bin Laden era el culpable del atentado de las Torres Gemelas, junto con los talibanes malucos que, destruían antiguedades patrimonio de la humanidad y obligaban a las mujeres a vestir burkas, y tiqui, tiqui, tiqui… hasta que Afganistan fue invadida, y el horror de esa guerra nos hizo sentir a salvo. Y llovieron las bombas y los únicos burkas que quitaron los marines fueron los de las mujeres que violaron…  pero eso no importa, porque mira más allá, otro miedo, un malvado que es el culpable de los que era culpable Bin Laden, y no preguntes, mira para acá, que el mundo no estará a salvo mientras exista Saddam Hussein, el de las Torres Gemelas, el que viola los derechos humanos y tiqui, tiqui, tiqui, durante meses hasta que la OTAN invadió a Iraq…

Y luego de vendernos la guerra necesaria, esos mismos medios se lavaban la cara con la historia de Mohamed, el niño que perdió a toda su familia y sus cuatros extremidades de un solo bombazo libertario, y que ahora era atendido amorosamente en el buque hospital del mismo ejército que lo mutiló. Y los infomercenarios mutaban en estrellas lacrimosas que derramaban su llanto se glicerina sobre los cadáveres de niños iraquíes que ayudaron a matar. Y luego la normalización de la guerra eterna que no ya fue noticia, y vino el silencio y, después, un nuevo objetivo, una nueva guerra que cocinar para sus dueños y así van manchando el mapa con sangre de hombres, mujeres y niños que a nadie le importan.

Y volviendo a Texas, a las perreras para niños, a la ignominia del país que se auto proclama la tierra de la libertad; no hay sorpresas. No hay preguntas, solo el conveniente teatro de indignación por unos niños sin nombre que hoy son útiles al relato del fin oscuro que los sacó a la luz, y que mañana volverán al olvido, y seguirá el éxodo centroamericano, mientras los medios apuntan a Venezuela, inventando crisis humanitarias de utilería y diásporas de Instagram.

Aquí no han podido ni podrán. Aquí, nosotros venceremos.


DgUzlJTU8AAnaD3

Presidente boliviano Evo Morales en el XXIV Foro de Sao Paulo, 17 julio 2018

Salvador S. Cerén: Debemos fortalecer la unidad ante la amenaza neoliberal

Cmdte Manuel Zelaya R. en el Foro de São Paulo desde La Habana, Cuba, 17/07/2018.

Lula da Silva agradece apoyo al Foro de Sao Paulo

Hugo Chávez Clausura del XVIII Foro de Sao Paulo. Lectura Declaración de Caracas, Venezuela 2012

Alocución en Foro de Sao Paolo, Brasil 23/01/2005