lunes, 22 de octubre de 2018

Maduro se reúne con empresarios que participarán en Feria Internacional de Shangai.

Maduro: Gobierno de México intimida a empresarios para sabotear compra de alimentos para los CLAP

José Vicente HOY. Entrevista a Diosdado Cabello y los Confidenciales

La Hojilla con Mario Silva y María Alejandra Díaz, 20 octubre 2018.

15 OCT 2011 Consejo de Ministros con Pdte Hugo Chávez.

13 Ene 2006 Hugo Chávez: mensaje anual de Memoria y Cuenta ante la AN

Estos serían los resultados si se convoca el referendo aprobatorio de la propuesta constitucional que surja de la ANC.

*JUAN MARTORANO.
Uno de los temas que ha estado en la opinión pública, y más que tema, posible escenario dentro de la política venezolana, es que diversos actores políticos vinculados con sectores de la oposición, e incluso del denominado “chavismo originario”, “chavismo disidente” o “chavismo crítico” (en definitiva, póngale usted el apellido que quiera) tiene que ver con la posibilidad de la convocatoria del referendo aprobatorio de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que confecciona la Asamblea Nacional Constituyente.
Esto sería así, ante la posibilidad de que se registre una abstención record en las próximas elecciones para elegir a los y a las integrantes de los 335 Concejos Municipales de nuestro país, como una forma de incrementar los niveles de participación en los procesos electorales en Venezuela.
Si bien es cierto que constitucional y legalmente el quorum de participación no determina la validez de los comicios en el país (aunque sí para los referendos en sus cuatro modalidades previstas en nuestra Carta Magna: Consultivo, Revocatorio, Abrogatorio y Aprobatorio). Políticamente sería aprovechado para darle un carácter plebiscitario a la gestión del Presidente de la República, Nicolás Maduro, y la posibilidad de cuestionar la legitimidad obtenida por éste y la propia Asamblea Nacional Constituyente en los comicios legislativos y presidenciales del 20 de mayo de 2018.
De convocarse o no este referendo, dependerá de la evaluación de múltiples factores y aspectos que debe hacer el Alto Mando Político de la Revolución, en coordinación con el Poder Electoral, aunque un referendo de estas características no debe ser tan complicado su realización, dada la experiencia que tiene el CNE en la materia.
Hace algunas semanas, buenos amigos me hicieron llegar un titular del diario zuliano de circulación nacional llamado “Panorama”, donde de manera tendenciosa publicaban un texto que señalaron como la propuesta constitucional que estaba discutiendo la ANC para ser sometida a referendo. Cuando descargue la misma, la leí, y más allá de mi acuerdo con las propuestas de 411 artículos allí planteados y la falta de técnica legislativa en el mismo, pude darme cuenta que es la propuesta de la Universidad Bolivariana de Trabajadores “Jesús Rivero” (Y que pongo a la orden de cualquier interesado o interesada, con solo dejarme su correo electrónico, con mucho gusto se la enviaría) la cual dificulto que sea la única que este siendo discutida en el seno de la Asamblea Nacional Constituyente. Pero, evidentemente el secretismo con el que se ha estado manejando este tema se presta para informaciones tendenciosas y malintencionadas como estas y otras que puedan surgir.
Lo qué si pretendemos mostrar, a través de la realización del presente artículo, es que decidimos realizar un estudio, a fin de sondear la opinión y los ánimos de la población ante la eventual convocatoria de un referendo para la aprobación de la nueva Constitución, y estos fueron los resultados que nos arrojó dicho estudio.
Dicho estudio se realizó en los 23 estados que conforman la República Bolivariana de Venezuela más el Distrito Capital, durante el período comprendido del 14 al 21 de octubre de 2018. El tamaño de la muestra fue de 1.382 entrevistas representativas de todos los estratos de la sociedad venezolana, con un margen de error de 1,38%.
En primer lugar, se le pregunto a los entrevistados si participarían en una eventual convocatoria de un referendo para aprobar la Constitución que surja del debate de la actual Asamblea Nacional Constituyente. Los resultados obtenidos fueron los siguientes:
39,96% de los encuestados manifestaron con seguridad acudir a votar en el referendo aprobatorio de la nueva Constitución.
37,81% de los encuestados manifestaron con seguridad no acudir a votar en el referendo aprobatorio de la nueva Constitución.
22,23% de los encuestados manifestaron no saber o no responder a esta interrogante formulada.
Ahora, en cuanto a la pregunta de cómo votaría en caso de una eventual convocatoria de un referendo aprobatorio de la Constitución que surja producto del debate de la Asamblea Nacional Constituyente, estos fueron los resultados arrojados:
25,5% de los encuestados manifestaron estar indecisos ante la forma de votar en ese referendo.
32,95% de los encuestados manifestaron que votarían negativamente la propuesta constitucional que surja de los debates de la Asamblea Nacional Constituyente.
41,55% de los encuestados manifestaron que votarían afirmativamente la propuesta constitucional que surja de los debates de la Asamblea Nacional Constituyente.
Ciertamente, un tema y un escenario de estas características contribuiría a la polarización del debate político en el país, lo que constituye un elemento de ventaja para el chavismo.
Pero también constituye un elemento de riesgo, puesto que oxigenaría, rearticularía y reorganizaría a sectores de la oposición, y del denominado “chavismo crítico”.
Asimismo, los ataques a la gestión económica del actual Ejecutivo Nacional pudieran incidir en un resultado adverso de esta propuesta constitucional, tal y como ocurrió hace once años con la propuesta de reforma constitucional planteada por el Comandante Hugo Chávez. En ese entonces la guerra económica no había originado los daños que hoy en día afectan a la población. Elemento importantísimo para el análisis y la decisión que debe tener el alto mando político de la Revolución ante esta apuesta.
Asimismo, se observa una tercera franja considerable de sectores “indecisos” tanto en la participación como en la forma de votar en el mencionado referendo. Esto es así ante el desconocimiento de la propuesta constitucional de la ANC que sería sometida a la consulta. Este desconocimiento sobre el contenido de esta propuesta, ha sido bien aprovechado por sectores de oposición y los renegados del chavismo para atacar la nueva Constitución. Coincido totalmente con las apreciaciones del extraordinario periodista Clodovaldo Hernández, al señalar que cuantitativa y cualitativamente, esta ANC ha estado por debajo de las expectativas en cuanto a su producción y debates con respecto a su homóloga de 1999.
Y esto evidentemente ha traído una desmovilización terrible de sectores de nuestra sociedad diversos, desde partidos políticos hasta movimientos sociales, la cual puede culminar, si se conoce la propuesta de mejoras a la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
¡Bolívar y Chávez viven! ¡Y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
*Abogado y Analista Político, defensor de Derechos Humanos. Miembro de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC). www.juanmartorano.blogspot.comwww.juanmartorano.wordpress.com . @juanmartorano. Facebook: Juan Martorano Castillo, IG: @juanmartorano. jmartoranooster@gmail.comj_martorano@hotmail.com y juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar  

Resultado de imagen para nueva constitucion de venezuela 2018

¿Qué viene ahora?

1.- Está próximo a vencerse el plazo que la ultraderecha en Venezuela y la Casa Blanca en los Estados Unidos fijaron para que Nicolás Maduro saliera de Miraflores. Para que el presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela sea derrocado. El plazo concluye, formalmente, en lo que queda de este año. Es decir, en las próximas semanas.
2.- ¿Es caprichoso el cálculo que manejan los factores de poder hostiles a Venezuela, a su gobierno y al proceso que se cumple en el país desde hace 20 años? La irracionalidad en política tiene impredecibles desarrollos, como el que se ha dado en el caso de Venezuela. Así por ejemplo, la oposición venezolana pudo haber asumido la política de manera distinta, responsablemente, respetando la Constitución y las instituciones democráticas, pero prefirió tomar el atajo del desconocimiento del Estado de Derecho que la condujo, fatalmente, al grado de postración en el que actualmente se encuentra.
3.- Esa actitud de la oposición le impidió realizar una actividad organizativa, de difusión de su proyecto de país, y la sumergió en el lodazal de la violencia, sacrificando oportunidades para crecer y fortalecerse a través de procesos electorales y de las luchas democráticas y reivindicativas.
4.- ¿Pero acaso no ha sido ésta la misma actitud de los gobiernos norteamericanos? Lo fue durante el gobierno de Bush, de Obama y ahora con Trump. Todos optaron por disparar a mansalva contra Venezuela; contra sus gobernantes, Chávez y Maduro. Nunca facilitaron la apertura de espacios para el dialogo. Para dirimir, civilizadamente, las divergencias. Todos actuaron dentro de la concepción fanática de caracterizar como enemigo a cualquier gobierno con posiciones diferentes a las suyas. Con el rechazo arrogante por delante a cualquier intento por convivir, lo cual pudo haber sido una experiencia novedosa en la región, de reformulación del tipo de relación sobre bases de respeto mutuo, se convirtió en cambio en cacería oprobiosa para acabar con el modelo venezolano de nueva democracia, de amplia participación ciudadana y profundos cambios sociales y económicos. Bush tuteló el golpe contra Chávez del 11 de abril de 2002; Obama decretó que Venezuela era una amenaza inusual para la seguridad de los Estados Unidos; mientras que Trump ocupa buena parte de su gestión atacando verbalmente al gobierno venezolano y amenazándolo con una invasión armada.
5.- La ultraderecha en el país y el presidente Donald Trump en los Estados Unidos están conscientes de que el plazo se agota en lo que queda de este año. Como ambos factores leen encuestas, saben que Maduro está ganando la batalla de la opinión pública; que el apoyo popular crece a diario y que el respaldo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es cada día más sólido. Que, al mismo tiempo, la oposición prácticamente no existe, y que el frente antivenezolano que se forjó en el exterior se resquebraja. Con semejante situación el cuadro es extremadamente complicado. Por ejemplo, ¿estará el Trump dispuesto a tirar la parada de ordenar un ataque armado contra Venezuela?
6.- Hacerlo sería una iniciativa temeraria, sobre todo si se toma en cuenta que el prestigio interno de Trump está en su nivel mas bajo, y que, internacionalmente, su gestión es cuestionada. En fin, veremos qué ocurre en las próximas semanas. ¿Qué puede pasar antes de que finalice este año 2018? La predicción es complicada, no así las consecuencias que pueden derivar de la utilización de la violencia para salir del gobierno bolivariano. La reacción del pueblo y de la Fuerza Armada debería ser prevista por aquellos que planea intentar una aventura. Cualesquiera que ésta sea.
LABERINTO
* Más ignorante no podía ser Jair Bolsonaro. Es eso lo que llama la atención del candidato que obtuvo una impresionante votación en los comicios de Brasil, en la primera vuelta. Probablemente gane la segunda el domingo 28 de este mes y creo que lo importante, a la hora de analizar resultados electorales, lo que en verdad cuenta, no es la ignorancia del personaje, la carroña de lo que dice en la plaza pública y en las deplorables declaraciones a los medios que lo apoyan, sino que cómo es posible semejante éxito de quien no tiene la menor capacidad para acceder a un cargo de la importancia de la presidencia de una nación como Brasil. ¿Por qué votó de tal manera el pueblo brasileño y probablemente lo repita? ¿Qué lo llevó a depositar su confianza en una persona que exalta como bandera a los peores antivalores de la política y de la conducta humana?…
* Cabe destacar que ese resultado es la respuesta a la quiebra de la política, que permite que emerjan del fondo de la pudrición de las instituciones, a quienes mejor representa ese estado de la sociedad. Nada importó, por ejemplo, la corrupción generalizada, los golpes de Estado que acabaron con la Constitución, la conjura para impedir que el pueblo, votando, dirimiera si Lula sería reelecto. Todo fue atropello de principios, quiebra de la ética, que tenía que desembocar, fatalmente, en la abrumadora inclinación del electorado a favor de quien encarna la versión más abyecta de la antipolítica…
* ¿Reaccionará el pueblo en la segunda vuelta el 28/10, o ratificará en las urnas el pronunciamiento de la primera vuelta? Difícil predecirlo. Por ahora lo que impera es una confusión generalizada en la que cualquiera puede pescar…
* Uno no está para dar consejos, y, menos, a aquellos que en política tienen un patrón de conducta impuesto por los intereses que representan. Ejemplo: el presidente de Colombia, Iván Duque. Su actitud hacia Venezuela es calculada. Optó por asumir el papel de punta de lanza de la ofensiva que decretó el gobierno norteamericano para dominar a Venezuela y desmantelarla. Todos los días dice algo para ratificar ante el mundo que Colombia tiene a Venezuela en la mira y como tal se prepara para actuar cuando la Casa Blanca lo decida y ordene. Mientras tanto, todos los problemas se agudizan en su país: a diario asesinan a dirigentes sociales y políticos y la crisis económica avanza aceleradamente. Mientras que él, como gobernante, está ausente de la soluciones que el pueblo colombiano le reclama…
* Avanza hacia una nueva derrota lo que aún queda de la oposición. Oficialmente no participará en las elecciones municipales del 9 de diciembre, pero algunos pequeños factores lo harán, sin maquinaria, sin proyecto y nadando prácticamente contra la corriente. No obstante, es probable que algunos liderazgos locales se impongan, lo cual sería positivo para tener un cuadro, a nivel municipal, más participativo y plural…
* Es deplorable lo que sucede en algunas cárceles y retenes para detenidos en el país. Se suceden los maltratos, agresiones, desconocimiento de los derechos humanos, y se olvida que cuanto ocurra a un ciudadano detenido, por las razones que sea, la responsabilidad recae sobre el Estado y el gobierno. Hay hechos que he denunciado oportunamente, situaciones que no se aclaran, cuyas consecuencias impactan fuertemente al país y suscitan reacciones mundiales que dejan mal parada a Venezuela. El tema no se puede basurear. Todo lo contrario, hay que darle la importancia que tiene.
José Vicente Rangel

Principios fundamentales

Luis Britto García.- Un país nace de pleno derecho al darse una Constitución y muere de hecho al admitir que sean destruidos sus Principios Fundamentales. Un texto constitucional puede alumbrar soberanías o abortar colonias. Dispone el artículo 1 de los Principios Fundamentales de la Constitución vigente: “La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional”.
Renunciar a cualquiera de estos derechos fundamentales es entregarlo todo. Decía Juan Jacobo Rousseau que nadie puede consentir en ser esclavo, pues la locura no crea derechos. Tampoco puede una República renunciar a darse sus propias leyes, a ejecutarlas con sus propias autoridades y a resolver con sus propios tribunales las controversias que dicha ejecución suscite, pues al ceder cualquiera de dichos atributos de la soberanía se convierte automáticamente en colonia. Por lo mismo que nadie puede voluntariamente dejar de ser libre, menos puede un país renunciar a la inmunidad: al derecho de resolver las controversias sobre sus cuestiones de interés público con sus propios tribunales, sin que sus sentencias puedan ser anuladas o enmendadas por cortes, árbitros o jueces extranjeros.
El artículo 2 de la CRBV consagra “como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”. No puede la Constituyente violar el doblemente consagrado principio de igualdad otorgando mayores derechos a un sector de los venezolanos que a otro por razones de cultura, raza, etnia, ascendencia o creencias, y mucho menos confiriéndole mayores derechos que a los venezolanos a personas o empresas extranjeras. Así como es irrenunciable para la Nación la autodeterminación nacional, lo es para el ciudadano la lealtad única, exclusiva y excluyente hacia Venezuela. Nadie puede servir a dos patronos, ni puede subsistir una República cuyos ciudadanos deban lealtad hacia otro u otros Estados diferentes, posiblemente antagónicos.
Quien pisotea principios prepara el final.
Luis Britto García
brittoluis@gmail.com

Siembra de Agua: La Escuela del Futuro