jueves, 29 de septiembre de 2016

El diputado Julio Borges manipula el plebiscito por los Acuerdos de Paz en Colombia con el Referendo Revocatorio en Venezuela.

*JUAN MARTORANO.

Seguramente diputado usted no leerá estas líneas, puesto que dificulto que revise portales como aporrea.org, ensartaos, colarebo y de otros medios alternativos y comunitarios, en los cuales usted no cree. Y mucho menos hacer caso a lo que un abogado y militante de la causa de la justicia social como este servidor, ha estado realizando en aras de aportar a mi país y al modelo de inclusión en el que creemos la mayoría de las venezolanas y los venezolanos.

Y permitame que le escriba de esta manera, porque de acuerdo a los estudios que algunos le hemos estado realizando, es evidente que cada vez que usted tiene oportunidad de estar en programas de radio y televisión, sus declaraciones son tendenciosas, sesgadas y tendentes a tratar de manipular a la opinión pública. Una cosa, sin duda, es adversar políticamente a un Gobierno y a un proyecto político, eso es parte de la democracia. Pero lo que no se puede hacer, desde la óptica de muchos de nosotros y muchas de nosotras (por aquello de la equidad de género) es engañar a muchos y por mucho tiempo, como lo señaló Bertold Brecht.

Asimismo, no es igual una mayoría electoral circunstancial como la obtenida por la derecha en Venezuela, y la mayoría social que hay en nuestro país. ¿Saldrá usted a las calles y ha tenido la oportunidad de conversar “cara a cara” con nuestro pueblo? Particularmente dificulto que lo haya hecho. Venezuela es mucho más que el “Country Club”, Chacao, Baruta, El Hatillo, o el Marques, por solo mencionar algunas de las localidades a las que usted gusta frecuentar.

El motivo de este artículo escrito de manera epistolar, tiene que ver con la entrevista concedida en fecha 27 de septiembre de 2016 al programa “Vladimir a la 1”, conducido por el periodista Vladimir Villegas, del, hijo de ese emblemático dirigente sindical y revolucionario, comunista para más señas, Cruz Villegas. Y más allá de sus declaraciones manipuladas y sesgadas, hay un elemento en el que si quiero detenerme, porque tiene que ver con un señalamiento que usted realizó, bien irresponsable, y que me permitiré desmentirle en las siguientes líneas.

Al ver y escuchar la referida entrevista, usted se expresó y trató de hacer una analogía entre el plebiscito a escenificarse el próximo domingo 2 de octubre de 2016 en la hermana República de Colombia, motivado a la reciente firma de los Acuerdos de Paz entre el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos, y la mayor fuerza beligerante y guerrillera de ese país, las “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo” (FARC- EP), con respecto al proceso de una eventual activación de un referendo revocatorio del mandato del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

Por realizar tamaña comparación, totalmente halada de los cabellos, escribí al referido programa un tuit, que me permito reproducir en estas líneas, textualmente: “@juanmartoranoEl diputado @julioborges manipula el plebiscito por los acuerdos de paz en Colombia con el RR en Venezuela @Vladimirala1_gv. (Resaltado y subrayado del articulista). Reconozco, sin ningún tipo de complejos, la deferencia que tuvo el periodista Vladimir Villegas de leer el tuit reproducido en este artículo.

Ahora bien, ,me parece extremadamente grave que un diputado y abogado como usted, no sepa diferenciar las diferencias entre lo que es un plebiscito de lo que es un referendo. Que el periodista Vladimir Villegas no lo sepa, es entendible puesto que no es abogado, aunque un buen entrevistador se lo hubiese preguntado. Pero Julio Borges si lo es, y por eso, expresamos su declaración tendenciosa de no discriminar un proceso de otro.

Repetimos, no es lo mismo un plebiscito que un referendo, aún cuando ambos se inspiran en el principio de la consulta popular. El referendo en otros países, versa sobre la reforma de las instituciones por una vía distinta al órgano legislativo, cuando éste actúa como “poder constituyente”. El plebiscito, en cambio, es un pronunciamiento sobre la política oficial, es decir, éste último, es una evaluación de los hechos ya cumplidos y de las propuestas futuras.

Pero además de ello, en el caso venezolano, esta la figura del referendo revocatorio, que en el marco de la tesis del “buen gobierno”, busca que todos aquellos servidores y servidoras públicos y públicas que ocupan cargos y magistraturas de elección popular, sino cumplen con el programa presentado, pueden ser revocados y revocadas, previo cumplimiento de requisitos establecidos y desarrollados en nuestra Constitución y demás normas que conforman nuestro ordenamiento jurídico.

Por otro lado, y volviendo a Colombia, en el caso del referendo y el plebiscito, ha sido muy poca la experiencia sobre estos temas, que solamente vinieron a incorporarse en las instituciones a merced de la Constitución de 1991, que contrariaba la disposición de la Constitución colombiana de 1959, que expresamente prohibía, con el nombre de plebiscito, este recurso de la democracia participativa.

Otra diferencia que obvio el diputado Borges entre lo que es un plebiscito y un referendo, es que el plebiscito tiene un carácter creativo, pues puede crear leyes y formular decisiones y resoluciones. El referendo, originalmente era creativo, pero con su evolución en países como Estados Unidos y Francia, adquirió fundamentalmente un carácter confirmativo o repelente, pues solamente ratifica, aprueba o rechaza leyes o decisiones, más no las crea.

Además de ello, con estas desacertadas comparaciones del diputado Borges, en términos políticos revelo una ignorancia colosal, ya que eso es obviar todo un conflicto político, económico y social de la hermana República que se tradujo en todo un conflicto generacional que ha durado y desangrado a ese país durante 52 largos años. De todas maneras, ya tenemos por ahí un artículo respecto a este tema, que publicaremos en los próximos días.

Le recomiendo al diputado Borges que revise las declaraciones de José “Pepe” Mujica, respecto al plebiscito a escenificarse en Colombia, para que se actualice en las informaciones con respecto a este tema.

Por otro lado, permitame diputado, formularle algunas inquietudes que tengo, y de las cuales usted no se pronuncia públicamente: ¿Se recuerda diputado cuando usted y su organización política apuñalaban la Constitución Bolivariana en 2002? ¿Por qué las sesiones de la AN no se transmiten por la TV como antes? Solo por señalarle esas dos.

Además de ello, tampoco sabe discriminar el diputado Borges las diferencias entre lo que es una elección presidencial y un referendo revocatorio. La naturaleza jurídica y política de ambos procesos es totalmente distinta.

Las elecciones presidenciales en Venezuela son una obligación cuando se esta cerca de cumplir el período constitucional de seis años del Jefe del Estado y del Gobierno, de conformidad con el artículo 228 de nuestra Constitución, se hace por votación universal, directa y secreta, de conformidad con la ley, donde se proclama electo o electa al candidato o candidata que hubiere obtenido la mayoría de votos válidos, es decir, no establece ningún tipo de quórum en materia de participación y en materia de validación de dichos comicios.

El referendo revocatorio, en cambio, debe cumplir una serie de requisitos, tal y como lo establece el artículo 72 ejusdem. Solo me permito recordárselos: Que haya transcurrido la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria; que 20% de los electores y electoras inscritos en la correspondiente circunscripción soliciten su convocatoria; cuando igual o mayor número de electores y electoras que eligieron al funcionario o funcionaria voten a favor de la revocación del mandato y que concurran al referendo un número de electores y electoras igual o superior al 25% de los electores y electoras inscritos o inscritas. Sino se cumplen algunos de estos requisitos, no puede haber referendo revocatorio ni considerarse revocado el mandato del funcionario o funcionaria, ni mucho menos proceder a cubrir la posible falta absoluta conforme a las disposiciones constitucionales y legales correspondientes.

Por eso, agradecí a Vladimir Villegas que haya leído públicamente mi tuit en su programa delante del diputado de marras. Lástima que no le aclaro al diputado, cosa que si hice a través del tuiter, que no es lo mismo un plebiscito que un referendo, y la gravedad de las mentiras de Borges explayadas en ese programa, por ser abogado. Por lo que creemos algunos, lo hizo con premeditación y alevosía, lo que nos parece sumamente grave.

Por ahora, lo dejamos hasta acá, esperando poder haber sido pedagógico para con nuestro pueblo, independientemente del signo ideológico que profesen.

Por eso, y como señalé por ahí, Vladimir cuando leyó mis tuits, torció la jeta, y Borges torció la ceja.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!

*Abogado,Activista por los Derechos Humanos,Militante Revolucionario y de la Red Nacional de  Tuiter@s Socialistas ( http://juanmartorano.blogspot. com /http://juanmartorano.wordpress.com). jmartoranoster@gmail.com . @juanmartorano (Cuenta en Tuiter)

Resultado de imagen para Julio Borges En Vladimir a la 1

Se está librando una guerra contra las mujeres


Beatriz Gimeno
Escritora, activista y Diputada de PODEMOS en la Asamblea de Madrid
EconoNuestra En los últimos años leemos noticias que nos espantan en relación a la vida de las mujeres. Desde las matanzas indiscriminadas y extremadamente crueles de las que Ciudad Juárez es un ejemplo, hasta la imposición de 50 años de cárcel a mujeres que han sufrido abortos (incluso involuntarios) en El Salvador o Guatemala. Por supuesto que no se trata de que en determinados lugares (en este caso Centroamérica) sean más machistas que en el resto del mundo, ni de que determinadas culturas sean tampoco más patriarcales. Se trata de otra cosa, y las lecturas que he hecho este verano de la antropóloga Rita Segato me han ayudado a introducir un sentido de inteligibilidad en un magma incomprensible hasta este momento. Claro que hay machismo, patriarcado puro y duro y que esa es la base sobre la que se levanta esa violencia; pero patriarcado lo ha habido siempre y en todas partes. Lo que ahora se produce de nuevo es la expansión de un neoliberalismo brutal en territorios fronterizos, una guerra que se libra en el cuerpo de las mujeres y que se produce al mismo tiempo que ciertas victorias del feminismo en algunos ámbitos institucionales y culturales que han ayudado, paradójicamente, a convertir la masculinidad tradicional en una identidad de resistencia para muchos varones empobrecidos y desposeídos de todo por ese neoliberalismo
Esta violencia a la que hago referencia es una violencia extremadamente cruel que se produce contras las mujeres desde dos ámbitos diferenciados. Por una parte el ámbito de la ilegalidad en la que se producen los feminicidios de Ciudad Juárez, Guatemala, Honduras, El Salvador…violencia de una crueldad y brutalidad extremas que se produce contra mujeres desconocidas para los agresores. Además de la extrema crueldad de estos asesinatos, que siempre se producen después de torturas inimaginables, otra de sus características es la absoluta impunidad de los culpables, que jamás son detenidos. Por la otra parte, tenemos una violencia institucional que tiene como epicentro la supuesta lucha contra el aborto. La crueldad estatal en muchos de estos países roza el delirio. Así, cualquier pobre que acuda a un hospital después de un aborto, provocado o no, puede ser arrestada y condenada incluso a 50 años de cárcel. También en algunos estados de EE.UU se están dando casos de mujeres acusadas de asesinato por haber bebido alcohol durante el embarazo o por haberse caído y haberse malogrado dicho embarazo. En muchos países de Latinoamérica mientras los violadores gozan de una impunidad casi absoluta, el estado impide a niñas de once años abortar de embarazos producidos por sus padres o conduce a mujeres embarazadas con cáncer a la muerte antes que darles la quimioterapia que podría salvarles la vida. Son casos reales, no estoy exagerando. La violencia legal, la que practican estos estados contra las mujeres, tiene una importante función pedagógica.
El estado muestra así su poder y su crueldad demostrando que reconoce una jerarquía entre las personas, que las mujeres, especialmente las mujeres indígenas y las más pobres, ocupan el escalón más bajo de la misma; que existen seres humanos (mujeres) desechables y que no duda en usar su poder de manera arbitraria contra ellas.
Lo que vemos es que el poder, en su vertiente legal e ilegal, el estado y su reflejo, el narcoestado o el reflejo corrupto del mismo, toman a las mujeres como rehenes y víctimas de una guerra contra los pobres, por una parte, y entre las distintas facciones de los narcoejércitos, por la otra. Ese territorio fronterizo es el lugar en el que la vida humana no vale nada y en el que se dan cita multitud de negocios de los que el neoliberalismo completamente desregulado saca beneficio: trata de personas, tráfico de órganos, prostitución, tráfico de drogas, de armas, de medicinas…todos ellos negocios ilegales pero cuyos beneficios se blanquean en bancos y legales al otro lado de la frontera. Ese dinero de origen legal e ilegal es el que paga, además de ir al bolsillo de las enormes fortunas personales de los grandes capitalistas, las campañas electorales de todos los partidos de la región, la publicidad en los medios y la opinión editorial de todos esos medios de comunicación, vaciando de sentido la democracia representativa.
Esos negocios, legales o ilegales, que se establecen en la parte pobre de la frontera necesitan territorios en los que nada ni nadie se les oponga, ni personas, ni leyes, ni mucho menos la sociedad civil u organizaciones sociales de ningún tipo. Para ello siembran el terror de manera arbitraria, demostrando un poder soberano sobre el territorio. Los cuerpos de las mujeres siempre han sido, en todas las guerras clásicas, equiparadas al territorio, lugares de conquista. Ahora ya no se trata de conquistar el territorio, sino de arrasarlo, porque el neoliberalismo no quiere conservar ninguna estructura, ni cultural, ni familiar, ni simbólica ni material. El asesinato indiscriminado de mujeres sirve para demostrar un poder ilimitado sobre las vidas, una crueldad ilimitada también, una voluntad de aniquilar las estructuras comunitarias, familiares y sociales. Pero, al mismo tiempo, se convierte en expresión de masculinidad, en una especie de intercambio ritual entre las bandas, en un aviso, en un rito de iniciación entre las mismas. La masculinidad extrema, la fratría, se ha convertido en uno de los rasgos característicos de un estado paralelo que utiliza a las mujeres como obreras explotadas en las maquilas, como mercancía y objetos de consumo en la prostitución y como objeto sacrificial proveedor de masculinidad para los miembros de la fratria. Masculinidad, por otra parte, cuestionada y presionada por ciertos avances del feminismo que ha provocado cambios sociales y simbólicos.
El estado se comporta también como una banda más castigando a las mujeres pobres y/o indígenas para destruir en ellas la posibilidad de la emergencia de economías alternativas, la resistencia de las economías tradicionales, de las sociedades apegadas a vínculos que no tienen espacio en el neoliberalismo desregulado, donde todo vínculo social o cultural es un impedimento en la extensión del capital. Castigando a las mujeres pobres y/o indígenas buscan destruir cualquier resquicio comunitario, cualquier atisbo de economía tradicional, la que busca el sustento en la agricultura, la que busca cuidar de los bosques o los ríos, la que se basa en la reciprocidad o la solidaridad. Al castigar a las mujeres pobres e indígenas los estados buscan destruir la resistencia de los pueblos.
Al mismo tiempo, apoyando el negocio de la trata de personas, apoyando la prostitución, declarando la impunidad de los asesinatos machistas, el poder, legal e ilegal, si bien aterra por un lado, se garantiza por el otro cierta cohesión social básica que impida un estallido incontrolable. En una sociedad en la que millones de personas han sido desposeídas de todo, de futuro, del trabajo, en la que los salarios han sido reducidos al límite de la subsistencia, y en la que, al mismo tiempo, el feminismo ha buscado ofrecer a las mujeres oportunidades y nuevas libertades que ponen en cuestión las masculinidades tradicionales, se hace necesario, al menos, no privar a los hombres de lo poco que les queda, su sentido de la masculinidad; se les asegura así que al menos por debajo de ellos hay otra clase: las mujeres. El estado contribuye a la conversión de las mujeres en mercancía y a su señalamiento como desechables. Eso ayuda a que los hombres que no tienen nada sientan que, al menos, les queda la masculinidad como un bien valioso.
En definitiva, la violencia creciente contra las mujeres, simbólica y también material, hay que entenderla, cada vez más, como un elemento más de la desigualdad económica y de la desposesión neoliberal; como una compensación subjetiva para los sujetos masculinos a los que se les ha privado de todo, incluido su sentido fuerte de la masculinidad. Los cuerpos femeninos en los territorios de frontera son cuerpos basura, desechables, cuerpos sacrificiales que se destruyen como símbolo, y que se compran y se venden como objetos. Es en este contexto en el que tenemos que entender tanto los feminicidios como, por ejemplo, la represión de los estados a las mujeres que han abortado o que incluso han sufrido violencia sexual.

Estabilización de los precios: Por primera vez en ocho años la Opep acuerda reducir la producción de crudo


Reunión en Argelia

Reunión en Argelia

Argel, septiembre 28 - Los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordaron este miércoles congelar la producción de crudo para reducirla a 32,5 millones de barriles diarios durante 2017.

La cantidad supone una rebaja de casi un millón de barriles diarios debido a que la producción actual se ubica en 33,4 millones. La OPEP congelará la producción del crudo para estabilizar el precio, luego de la caída que sufrió en junio de 2014 cuando bajó de 115 dólares el barril hasta los 28 dólares en enero pasado.

El organismo tomó esta decisión durante una reunión informal celebrada en Argelia y debe ser refrendada en Viena el próximo 30 de noviembre cuando se dé el encuentro formal.

Es la primera vez en ocho años que los países de este organismo acuerdan reducir la producción petrolera. Además se inician negociaciones con otros países no integrados a la OPEP para intentar que se sumen a la iniciativa.

¡Entrampados!

Oposicionistas atrincherados en ropaje legislador, en sintonía con sus campañas mediáticas como generadores de "informaciones" deformadas, siguiendo continuas directrices de Estados Unidos en su intervención a Venezuela para liquidar la obra liberadora de Hugo Chávez.
Obra que alumbró pueblos en la región y en el mundo, la cual constituye un peligro a la avanzada hegemonía de EEUU en el hemisferio occidental, donde apuestan al saliente Obama, quien ha ido desde la descarada injerencia, hasta el ridículo mundial, al asentar que la nación más poderosa del planeta es víctima de un anterior patio trasero.
Pasajes estos, harto conocidos por tirios y troyanos en mi país.
País donde los verdaderos venezolanos estamos orgullosos de nuestra Patria y de su capacidad liberadora, que no es milagro, es la génesis de un pueblo libertario, que nos lleva a continuar combatiendo, resistiendo, y venciendo.
Los oposicionistas apátridas burlando la legalidad, pretenden con trampas y triquiñuelas políticas (los denunciados ilícitos por firmas de fallecidos, delincuentes, planas, menores de edad) imponer un RR como instrumento para matar el proceso histórico político y darle viabilidad a los planes hegemónicos del gobierno de USA. Insisten sobre la base de mentiras y argumentos tramposos en un evento, cuyo sustrato democrático ha sido la conquista de un pueblo protagónico y participativo bolivariano.
Así socavan la legalidad política administrativa, e irrumpen contra el orden constitucional, avivan actos demagógicos y de impunidad, bajo el rigor de la violencia que finalmente se traducen en una ilegalidad desde cualquier desde punto de vista, al tiempo mantienen enajenados, entrampados a sus seguidores, con la pretensión de alcanzar lo mismo allende las fronteras.
En el plano político, es toda una aberración, carente de sustentación y validez, que desde el sentido común, es insostenible su aceptación y en consecuencia la realización del Referendo Revocatorio.
Carmen Castillo Travieso

Con el Mazo Dando 28/09/2016

Víctor Clark: "El referendo revocatorio es hijo del chavismo, no le tenemos miedo a las elecciones"

Beth Carvalho, la sambista amiga de Fidel Castro y Hugo Chávez

Discusion Reglamento Comunicacion Popular ubv 12 7 16

Comandante Invicto: Una de las regiones más pobres que conseguimos en 1998 fue el Zulia

Chávez Invicto: La buena nueva es la Patria nueva