lunes, 20 de octubre de 2014

Lectura del MANIFIESTO ANTI IMPERIALISTA por el Diputado ROY DAZA -- Parte 4 de 4

Lectura del MANIFIESTO ANTI IMPERIALISTA por el Diputado ROY DAZA -- Parte 3 de 4

Lectura del MANIFIESTO ANTI IMPERIALISTA por el Diputado ROY DAZA -- Parte 2 de 4

Lectura del MANIFIESTO ANTI IMPERIALISTA por el Diputado ROY DAZA -- Parte 1 de 4.

El Presidente HUGO CHÁVEZ en defensa de la Soberanía Nacional - Martes 23/11/2.010 -Parte 4 de 4

La izquierda y el balotaje en Brasil.

Obedeciendo a un orden directa de Adolf Hitler, el 18 de Agosto de 1944 Ernst Thälmann moría fusilado por las SS en el campo de concentración de Buchenwald. Su cuerpo fue inmediatamente cremado para que no quedara vestigio alguno de su paso por este mundo. Thälmann había llegado a este tétrico lugar luego de transcurrir los anteriores once años de su vida en la prisión de Bautzen, donde fuera enviado cuando la Gestapo lo detuvo –al igual que a miles de sus camaradas- poco después del ascenso de Hitler al poder, en 1933.
La izquierda y el balotaje en BrasilAtilio A. Boron
En esa prisión fue sometido a un régimen de confinamiento solitario cumpliendo la pena que le fuera impuesta por el imperdonable delito de haber sido fundador y máximo dirigente del Partido Comunista Alemán. Thälmann era además uno de los líderes de la Tercera Internacional, que en su VIº congreso -celebrado en Moscú en 1928- había aprobado una línea política ultraizquierdista de “clase contra clase”. Esta se traducía en la absoluta prohibición de establecer acuerdos con los partidos socialdemócratas o reformistas, fulminados con el mote de “socialfascistas” y caracterizados sin más como el ala izquierda de la burguesía.
Ni siquiera el mortal peligro que representaban el irresistible ascenso del nazismo en Alemania y la estabilización del régimen fascista en Italia lograron torcer esta directiva. León Trotsky se opuso a la misma y no tardó en condenarla. Y desde la cárcel Antonio Gramsci le confesaba a un recluso socialista, Sandro Pertini, que esa consigna que debilitaba la resistencia al fascismo “era una estupidez”. Tanto el revolucionario ruso como el fundador del PCI eran conscientes de que el sectarismo de esa táctica expresaba un temerario desprecio por el riesgo que presentaba la coyuntura y que su implementación terminaría por abrir la puerta a los horrores del nazismo, clausurando por mucho tiempo las perspectivas de la revolución socialista en Europa.
La Tercera Internacional abandonó esa postura en su VIIº y último congreso, en 1935, para adoptar la tesis de los frentes populares o frentes únicos antifascistas. Pero ya era demasiado tarde y el fascismo se había enseñoreado de buena parte de Europa.
El supuesto que subyacía a la tesis del “socialfascismo” era que todos los partidos, a excepción de los comunistas, constituían una masa reaccionaria y que no había distinciones significativas entre ellos. Llama la atención el profundo desconocimiento que esta doctrina evidenciaba en relación a lo que Marx y Engels habían escrito en el Manifiesto Comunista. En su capítulo II dicen, por ejemplo, que “los comunistas no forman un partido aparte, opuesto a los otros partidos obreros. …. Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto.”
Y Lenin, a su vez, durante el curso de la Revolución Rusa reiteradamente subrayó la necesidad de que los bolcheviques elaborasen una política de alianzas con otras fuerzas políticas que preservando la autonomía e identidad política de los comunistas pudiese, en dadas ocasiones, llevar a la práctica acciones e iniciativas concretas que hicieran avanzar el proceso revolucionario. Había, tanto en los fundadores del materialismo histórico como en el líder ruso una clara idea de que podía haber partidos obreros, o representantes de otras clases o grupos sociales (la pequeña burguesía es el ejemplo más corriente) con los cuales podían forjarse alianzas transitorias y puntuales y que nada podría ser más perjudicial para los intereses de los trabajadores que desestimar esa posibilidad y, de ese modo, abrir la puerta a la victoria de las expresiones más recalcitrantes y violentas de la burguesía. Volveremos sobre este tema más adelante.
Lo anterior viene a cuento porque en los últimos días muchos compañeros y amigos del Brasil me hicieron llegar mensajes o artículos en donde anunciaban su intención de abstenerse en el ballotage del 26 de Octubre, o de votar en blanco o nulo, con el argumento de que tanto Aécio como Dilma eran lo mismo, y que para la causa popular daba igual la victoria de uno u otro. El pueblo brasileño, decían, sufrirá los rigores de un gobierno que, en cualquier caso, estará al servicio del gran capital y en contra de los intereses populares. El motivo de estas líneas es demostrar el grave error en que se incurriría si se obrara de esa manera. Al igual que la desastrosa política del “socialfascismo”, que pavimentó el camino de Hitler al poder, la tesis de que Aécio y Dilma “son lo mismo” va a tener, en caso de que triunfe el primero, funestas consecuencias para las clases populares del Brasil y de toda América Latina, más allá de la obviedad de que Aécio no es Hitler y que el PSDB no es el Partido Nacional Socialista Alemán.
El análisis marxista enseña que, en primer lugar, resolver los desafíos de la coyuntura exige como tantas veces lo dijera Lenin, un “análisis concreto de la situación concreta” y no tan sólo una manipulación abstracta de categorías teóricas. Decir que Aécio y Dilma son políticos burgueses es una caracterización tan grosera como sostener que el capitalismo brasileño es igual al que existe en Finlandia o Noruega -los dos países más igualitarios del planeta y con mayores índices de desarrollo humano según diversos informes producidos por las Naciones Unidas. A partir de una interpretación tan genérica como esa será imposible extraer una lúcida “guía para la acción” que oriente la política de las fuerzas populares. Ningún análisis serio del capitalismo, al menos desde el marxismo, puede limitar su examen al plano de las determinaciones esenciales que lo caracterizan como un modo de producción específico.
Mucho menos cuando se trata de analizar una coyuntura política en donde los fundamentos estructurales se combinan con factores y condicionamientos de carácter histórico, cultural, idiosincráticos y, por supuesto, políticos e internacionales. Al hacer caso omiso del papel que juegan estos factores concretos se cae en lo que Gramsci criticó como “doctrinarismo pedante”, prevaleciente en el infantilismo izquierdista que proliferó en Europa en los años veinte y treinta del siglo pasado. Por esta misma razón decir que Hitler y León Blum eran dos políticos burgueses no hizo posible avanzar siquiera un milímetro en la comprensión de la dinámica política desencadenada por la crisis general del capitalismo en Europa, para ni hablar de la capacidad para enfrentar eficazmente la amenaza fascista. En un caso había un déspota sanguinario, fervientemente anticomunista, que sumiría a su país y a toda Europa en un baño de sangre; en el otro, a un primer ministro socialista de Francia, líder del Frente Popular, que acogía a los alemanes e italianos que huían del fascismo y que se opuso, infructuosamente para desgracia de la humanidad, a los planes de Hitler. Era evidente que ambos no eran lo mismo, a pesar de su condición de políticos burgueses. Pero el sectarismo ultraizquierdista pasó por alto estas supuestas nimiedades y, con su miopía política, facilitó la consolidación de los regímenes fascistas en Europa.
Segundo, cualquiera mínimamente informado sabe muy bien que por sus convicciones ideológicas, por su inserción en un partido como el PSDB y por su trayectoria política Aécio representa la versión dura del neoliberalismo: imperio irrestricto de los mercados, desmantelamiento del nefasto “intervencionismo estatal”, reducción de la inversión social, “permisividad” medioambiental y apelación a la fuerza represiva del estado para mantener el orden y contener a los revoltosos. Fue por eso que nada menos que el Club Militar -un antro de golpistas reaccionarios, nostálgicos de la brutal dictadura de 1964- decidió brindarle su apoyo dado que según sus integrantes el ex gobernador de Minas Gerais posee “las credenciales necesarias para interrumpir el proyecto de poder del PT, que marcha hacia la sovietización del país”.
Más allá del desvarío que manifiestan los proponentes de este disparate sería un gesto de imprudencia que la izquierda no tomara nota del creciente proceso de fascistización de amplios sectores de las capas medias y el clima macartista que satura diversos ambientes sociales y que, en consecuencia, desestimara la trascendencia de lo que significa el explícito apoyo a Aécio de parte de los militares golpistas, el sector más reaccionario (y muy poderoso) de la sociedad brasileña. Que tras la vergonzosa capitulación de Marina, Aécio haya prometido asumir como propia la “agenda social y ecológica” de aquella es apenas una maniobra propagandística que sólo espíritus incurablemente ingenuos pueden creer.
Tercero, la indiferencia de un sector de la izquierda brasileña ante el resultado del ballotage re-edita el suicida optimismo con que Thälmann enfrentó, ya desde la cárcel, la estabilización del régimen nazi: “después de Hitler” –decía a sus compañeros de infortunio, tratando de consolarlos- “venimos nosotros”. Se equivocó, trágicamente. ¿Alguien puede pensar que después de Aécio florecerá la revolución en Brasil? Lo más seguro es que se inicie un ciclo de larga duración en donde las alternativas de izquierda, inclusive de un progresismo “light” como el del PT, desaparezcan del horizonte histórico por largos años, como ocurriera después del golpe de 1964.
Es ilusorio pensar que bajo Aécio las clases y capas populares dispondrán de condiciones mínimas como para reorganizarse después de la debacle experimentada por las suicidas políticas del PT; que nuevos movimientos sociales podrán aparecer y actuar con un cierto grado de libertad en una escena pública cada vez más controlada y acotada por los aparatos represivos del estado y las tendencias fascistizantes arriba anotadas; o que nuevas fuerzas partidarias podrán irrumpir para disputar, desde la calle o desde las urnas, la supremacía de la derecha.
Cuarto, va de suyo que la opción que enfrentará el pueblo brasileño el próximo 26 de Octubre no es entre reacción y revolución. Es entre la restauración conservadora que representa Neves y la continuidad de un neodesarrollismo surcado por profundas contradicciones pero proyectado al Planalto por lo que en su momento fue el más importante partido de masas de izquierda de América Latina. Pese a su deplorable capitulación ante las clases dominantes del Brasil, su incapacidad para comprender la gravedad de la amenaza imperialista que se cierne sobre su país -¡el más rodeado de bases militares norteamericanas de toda América Latina!- y el abandono de su programa original, el PT conserva todavía la fidelidad de un segmento mayoritario de los condenados de la tierra en Brasil y un cierto compromiso, pocas veces honrado pero aun así presente, con las aspiraciones emancipatorias de las clases populares que en 1980 le dieron nacimiento. Por eso, ante la ralentización de la reforma agraria en Brasil Dilma al menos siente que tiene que salir y explicar al MST las razones de comportamiento y prometer la adopción de algunas medidas para modificar esa situación. Aécio, en cambio, no tiene nada que ver con el MST ni con los campesinos brasileños, y ante sus reclamos responderá con la policía militarizada.
Quinto, lo anterior no implica exaltación alguna del PT, que en su triste involución pasó de ser una organización política moderadamente progresista a un típico “partido del orden” al cual el adjetivo de “reformista” le queda grande. Tampoco se desprende de nuestro razonamiento la necesidad o conveniencia de que las fuerzas de izquierda establezcan una alianza con el PT o sellen acuerdos
programáticos con él de cara al futuro. Pero en la actual coyuntura, definida por el hecho institucional de las elecciones presidenciales y no por la inminencia de una insurrección popular revolucionaria, el voto por Dilma es el único instrumento disponible en el Brasil para evitar un mal mayor, mucho mayor.
Los compañeros que abogan por la neutralidad o la indiferencia deberían, para ser honestos, señalar cuál es la otra fuerza política que podría impedir la victoria de Aécio, y cuál es la estrategia política a utilizar para tal efecto, sea electoral (que no la hay) o extra-institucional o insurreccional, que nadie logra atisbar en el horizonte. Si no hay otra arma la izquierda no puede refugiarse en una pretendida neutralidad.
Y si se logra derrotar la reacción conservadora liderada por el PSDB (como muchos en América Latina y el Caribe fervientemente esperamos) habrá que aprovechar los cuatro años restantes para reorganizar el campo popular desorganizado, desmoralizado y desmovilizado por las políticas del PT. Y someter al segundo gobierno de Dilma a una crítica implacable, empujándola “desde abajo”, desde los movimientos sociales y las nuevas fuerzas partidarias, a adoptar las políticas necesarias para un ataque a fondo contra la pobreza y la desigualdad, contra la prepotencia de los oligopolios y los chantajes de las clases dominantes aliadas al imperialismo.
En el plano internacional el triunfo de los tucanos tendría gravísimas consecuencias porque entronizaría en el Planalto a una fuerza política sometida por completo a los dictados de la Casa Blanca; sabotearía los procesos de integración supranacional en marcha como el Mercosur, la UNASUR y la CELAC; serviría como cabecera de playa para atacar a la Revolución Bolivariana y los gobiernos de izquierda y progresistas de la región; para aislar a la Revolución Cubana y para ofrecer el apoyo material y personal de Brasil para las infinitas guerras del imperio. No es que el imperio sea omnisciente, pero se equivoca muy poco a la hora de identificar a quienes no se pliegan incondicionalmente ante sus mandatos. Por algo ha lanzado, junto con sus aliados locales, una tremenda campaña internacional para que su candidato, Aécio, triunfe el próximo domingo.
Nadie en la izquierda puede ignorar que, si tal cosa llegara a ocurrir, una larga noche se cerniría sobre América Latina y el Caribe, abriendo un paréntesis ominoso que quien sabe cuánto tiempo tardaríamos en cerrar. Sin extremar las analogías históricas convendría meditar sobre la suerte corrida por Thälmann y sus camaradas comunistas gracias a la adopción de una tesis que sostenía la esencial igualdad de todos los partidos políticos burgueses.


El Día del Arroz con Mango.

Carola Chávez.


UVI (9) Porque me llamo Carola Chávez, porque pienso, escribo y hablo en español. Porque mis labios son gruesos, mi pelo ni lacio ni crespo y mis ojos, dicen, almendrados. Porque amaso el maíz para hacer el pan de cada día y en diciembre le pongo aceitunas, pasas, vino blanco y cochino. Porque mis caderas se sublevan de este cuerpo modosito cuando repica un tambor de la costa. Porque esta tierra que piso es mía, como mío es este cielo surcado de guacamayas y cara sucias. Porque aquí pertenezco. Porque no soy española, no soy indígena, no soy negra y soy todas esas cosas a la vez. Porque soy americana.
Soy, como todos, un accidente de la historia, de ese proceso continuo de creación y destrucción que nos trajo a donde hoy estamos, que nos hace lo que somos. No sé renegar de mi hispanidad como no sé renegar de mis raices caribe y negras, no sé automutilarme, y no quiero hacerlo.
¿Que mi historia no es bonita? Pues, ninguna historia es: ni bonita ni fea, porque no se mide la historia en términos absolutos, porque hacerlo es mirar todo desde un huequito que niega, que oculta y que nos convierte en seres de la nada, en Marías, Carlos, Juanes, Verónicas y Josés autoflagelantes, sin pertenencia, malditos inmerecedores de la tierra que amamos, avergonzados de ser lo que somos.
Porque me llamo Carola Chávez, porque pienso, escribo y hablo en español, poque soy de maíz y de tambor, porque soy sincretismo cultural que abarca todo un continente y nos hermana, yo conmemoro este Día del Arroz con Mango.

Operación masacre

JOSÉ VICENTE RANGEL.

Lo que ocurre avanza peligrosamente y me siento obligado a plantearlo. Es algo que se extiende. Que revela una situación en la que la delincuencia común y la policial se dan la mano
1.- Nada más peligroso para una sociedad que aquello que ocurre cuando los demonios que existen en los organismos policiales, inspirados en sórdidas concepciones sobre el orden público y la seguridad de Estado, se liberan. Cuando los gobiernos pierden el control sobre ellos y éstos comienzan a hacer su propia política. Entonces llega el momento en que la institucionalidad se inhibe y el vacío lo llenan los que conducen esos aparatos. Es posible que en la composición de un gobierno, entre sus miembros, no exista voluntad de reprimir. De ejercer a discreción el poder de policía y violar derechos fundamentales. No lo pongo en duda. Pero si no hay garantías de control, el morbo de la arbitrariedad termina por imponerse, desde abajo, con resultados nefastos. Durante la IV República vivimos esa desoladora experiencia. No pretendo absolver a los dirigentes de entonces de su responsabilidad en los desbordamientos de esa franja de la autoridad sin escrúpulos, de comandos policiales y militares, dirigida por oscuros personajes con entrenamiento para matar, torturar y desaparecer. ¡No! Su responsabilidad consistió en la permisividad que auspiciaron. A admitir que lo que esos organismos hacían se justificaba -sin verificación alguna- por razones de seguridad de Estado.


2.- Lo que escribo está relacionado con hechos que vienen ocurriendo con inquietante regularidad en el país; reveladores de fallas en el control de los cuerpos de seguridad. Se repiten las agresiones a los ciudadanos. Constantemente me llegan informes sobre el ajusticiamiento de personas, de procedimientos de captura con violación de la ley. De operativos policiales y militares en los que se veja a las personas, se las extorsiona, e, incluso, de casos de secuestros efectuados por las propias autoridades.


3.- Lo que ocurre avanza peligrosamente y me siento obligado a plantearlo. Es algo que se extiende. Que revela una situación en la que la delincuencia común y la policial se dan la mano, producto de un grave proceso de retroalimentación cuyo efecto más acusado es el descrédito de la institucionalidad. He conversado sobre el tema con personas que comparten la misma inquietud, pero confieso que me alarma que se subestime el fenómeno. Que se le soslaye para atender otros problemas que, si bien son importantes, no tienen el efecto letal de éste. Tengo acceso a información sobre el desprecio por la vida humana que se abre paso en el entramado policial. De hechos que estoy consciente que repudia un gobierno integrado y apoyado por gente que durante toda la vida ha luchado contra este tipo de perversiones. Que convirtió en bandera la causa de los derechos humanos y el respeto a valores democráticos. Pero que están ocurriendo y se expanden peligrosamente.


4.- Mi preocupación por lo que pasa aumentó con lo sucedido en Quinta Crespo el martes 30 de septiembre. En el lenguaje del escritor argentino Rodolfo Walsh -asesinado cuando los militares gobernaban Argentina-, lo que pasó ese día en el centro de Caracas tiene características de una “Operación Masacre” (título de un libro suyo): la brutal eliminación de un grupo de peronistas. Estoy consciente de las diferencias entre uno y otro episodio. Pero la manera como comandos del Cicpc asesinaron a cinco militantes chavistas, integrantes de un Colectivo, y en vez de detenerlos y requerir la presencia de la Fiscalía procedieron a acribillarlos ante sus familiares con decenas de disparos, es algo inaceptable en democracia. Algo que tipifica un procedimiento expedito de ajusticiamiento con la excusa de que se trata de delincuentes. ¿Qué autoridad judicial determinó tal condición? Pregunto entonces, ¿cuándo Odremán, Chávez y el resto, muertos en Quinta Crespo, dejaron de ser luchadores populares y se convirtieron en hampones? ¿No se imponía investigar sus casos en el marco del respeto a sus vidas y al debido proceso? Pero hay algo más: este tipo de procedimiento al margen de la ley se repite. Sé de los casos de 10 ciudadanos asesinados, últimamente, de la misma forma. Lo cual revive en la memoria las masacres consumadas durante los gobiernos puntofijistas.

5.- Estos graves hechos acaecidos en el país, todos por el mismo corte, obligan al gobierno a adoptar medidas de excepción, para impedir la metástasis. Para impedir la impunidad. Para impedir el deterioro de la imagen gubernamental y que crezca la sensación de caos que provocan estos sucesos. Sé que el presidente Maduro está indignado, como hombre que siempre ha luchado contra estas despreciables manifestaciones represivas. Por consiguiente, es hora de actuar. De desmontar lo que haya que desmontar, y de aplicar severas medidas para impedir que la maldición de la Cuarta República en tan delicada materia, se reproduzca en la Quinta…

LABERINTO

¿Qué características tiene la relación de Capriles Radonski y Leopoldo López con el expresidente colombiano Álvaro Uribe? ¿Acaso formales o de fondo?...

Convendría indagar en qué consisten esas relaciones, su dimensión y contenido. Porque se trata de una relación pública y notoria. Aceptada y ponderada tanto por Uribe como por Capriles y López. El primero le dio su apoyo al segundo cuando fue candidato presidencial frente a Chávez, y, luego, repitió su solidaridad en la oportunidad en que Capriles compitió con Maduro. En ambas ocasiones Uribe, que es bocón, anunció que haría campaña por el candidato de la MUD en la frontera violando elementales normas de respeto al vecino…

Uribe no es un político cualquiera. Es un personaje peligroso. Lo confirma su trayectoria. Como carece de escrúpulos, utilizó su relación con capos de la droga -incluyendo al más sanguinario, Pablo Escobar- para ascender. Fundó las Convivir, grupos armados que le arrebataron la tierra a los campesinos y sembraron el terror, matriz de lo que luego sería el fenómeno paramilitar…

¿Cómo se concibe y realiza una relación con alguien con semejante expediente? ¿Con alguien capaz de todo, como lo confirman voceros calificados de la política colombiana? ¿Cómo funcionan las relaciones de los dos dirigentes venezolanos con él?...

Todo cuanto se visibiliza hoy de la trilogía Uribe, Capriles, López, se inscribe en un prontuario. La creciente presencia de paramilitares en territorio venezolano, no es cuento. Es parte de una operación político-militar-económica audaz contra la democracia venezolana con rango de problema de Estado y como tal tiene que asumirla el Gobierno nacional. No se trata de simple especulación. Hay una realidad insoslayable: la injerencia de una franja del sistema político, militar y económico colombiano en la vida interna de Venezuela, con evidente apoyo de EEUU…

Dejo hasta aquí el tema, de urgente atención para los venezolanos, dadas las actuales circunstancias. Sólo sugiero que la Asamblea Nacional investigue lo que ocurre…

Qué mal quedaron los economistas y otros personajes que daban por un hecho que Venezuela entraría en default porque no cancelaría su deuda. Al contrario, el país pago $1,56 millardos por el vencimiento del bono global 2014. Los profetas del desastre hicieron, de nuevo, el ridículo…

Cuarenta y tres estudiantes desaparecidos -¿asesinados?- en México: clamoroso silencio mundial, de la ONU, la OEA y demás yerbas retóricas de los derechos humanos…

En torno a la actitud de un parlamentario vale recordar que a “enemigo que huye, puente de plata”…

El colmo Ahora un jefe del Cicpc se rebela contra una decisión judicial.



LA HUMANIDAD AVANZA SOBRE LOS HOMBROS DE LOS “FALSOS TEÓRICOS”

“…Uno descubre lo que no sabe, antes de saber, que no lo sabe, verdad? No creo que el pensamiento deba ser para nada limitado. ¿Por qué uno no podría seguir pensando en lo impensable? Alguien debe hacerlo en algún momento. ¿Cuántas cosas eran impensables hace un siglo? Y sin embargo mucha gente pensó en cosas que inclusive parecían inútiles. Por lo tanto no todas las cosas que dice Stephen deberían ser tomadas como verdades absolutas. El es un investigador, busca cosas. Inclusive a veces dice disparates. Todos lo hacemos. Pero el punto es que la gente debe pensar, debe continuar pensando. Debemos expandir nuestros límites de conocimiento y a veces ni siquiera sabemos por donde comenzar…” (1)
Así se expresa una de las mujeres más influyentes en la ciencia humana: la mamá de Stephen Hawking. Aunque Isobel no se desarrolló en los campos de la matemática o de la cosmología, el haber permitido esa libertad de pensamiento a su primogénito, rindió frutos maravillosos.
Eso de que el pensamiento ya está suficientemente elaborado, de que ya todo ha sido pensado, de que los teóricos son inútiles, de que todo aquello que no sea practico-concreto no sirve, no son querellas nuevas. Tampoco es una discusión restringida a la política venezolana. Se expande en todos los ámbitos del conocimiento humano y ha viajado a través del tiempo (2).
Cuando Stephen Hawing comenzaba su primer reto científico había dos teorías enfrentadas que intentaban describir el origen del universo. La primera, la del estado estacionario, afirmaba que el universo había existido siempre y existiría para siempre. La segunda, para él más emocionante, el Big Bang, que afirmaba que el universo había surgido como una gran explosión. Así que decidió arrojar luces a la segunda teoría.
Pero ¿qué importancia tendría aquello? ¿Por qué aquella mente destacada no se avocaba a cosas más prácticas, como diseñar un carro veloz, o un combustible más eficiente? ¿Por qué perder el tiempo en asuntos que rayan con lo esotérico? Seguramente por allí cerca andaba Isobel con sus conversaciones excéntricas.
De manera que aquel joven de 21 años estaba decidido a resolver tamañas incógnitas, aunque su cuerpo había decidido someterlo al presidio: le acababan de diagnosticar una enfermedad que lo llevaría en pocos años a la inmovilidad total de su cuerpo y a la incomunicación casi absoluta.
 ”…De momento el reto inmediato al que me enfrentaba era controlar mi cuerpo, mis movimientos eran cada vez mas erráticos, aunque decidí no preocupar a mi familia y mantenerlo en secreto…me diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica conocida como enfermedad de la moto neurona. Sin saber que iba a pasarme, ni si la enfermedad avanzaría muy deprisa, me sentía perdido. Los médicos me dijeron que volviera a la universidad a continuar con mi investigación, pero yo no avanzaba mucho y quizás no viviera lo suficiente para terminar mi doctorado. Me sentí como un personaje trágico…”
Pero no todo fue tragedia. Al poco tiempo se enamoró de una chica y como iba a casarse tenía que terminar su doctorado y buscar trabajo.
“…entonces empecé a esforzarme en el trabajo por primera vez en la vida y sorprendentemente descubrí que me gustaba. Tal vez al darme cuenta de que no me quedaba mucho tiempo, me esforcé al máximo para resolver la gran incógnita en cosmología. A principio de los años 60´s muchos científicos se oponían a la idea del Big Bang, porque suponía un momento de creación, la mano de Dios. Pero para mí la religión no tenía nada que ver con la física, así que me preguntaba si el Big Bang podría haber tenido lugar por sí solo, sin la necesidad de un Dios que lo creara (3).
Un aliciente sentimental y otro intelectual, le dieron la fuerza para continuar. A pesar de una enfermedad que iba dañando progresivamente los nervios de su columna vertebral y a pesar de que su pronóstico medico era de dos años de vida, el trabajo y el amor, le permitieron sobrevivir año tras año.
“…la clave estaba en la teoría de los agujeros negros. Y de pronto lo vi claro. Imaginé que retrocedía hasta el principio y comprendí que en sus inicios el universo también había sido una singularidad, un punto donde la densidad es infinita, donde el tiempo se detiene. En el núcleo de esa singularidad o agujero negro, no hay tiempo anterior. Allí en ese punto, el universo se creó espontáneamente con el Big Bang…”
De esta forma casi poética, pero también a través de la matemática y la física, Hawking lograba demostrar que el universo no podía proceder de un universo previo y eterno, sino que tuvo un principio.
“…al abordar el tema de la creación, que los físicos habían evitado, yo había demostrado no sin controversia, que las leyes de la naturaleza indican que no se necesita de un Creador o un Dios, que el Universo comenzó a existir por sí solo…”
Al momento de este hallazgo Hawking caminaba con bastón y había tenido un par de caídas graves al intentar subir escaleras. Su movilidad física presentaba serias limitaciones. Si alguien hubiese colocado un GPS en su corbata, las mediciones habrían arrojado que todo ese conocimiento y su impacto en la manera de concebir el mundo en la humanidad, se había dado en una radio de 200 metros.
A partir de allí su trabajo progresó casi a la misma velocidad de su enfermedad.
“…Mi trabajo inicial sirvió para resolver como se inició el universo, pero hay muchas cosas por descubrir. En Cambridge hay una nueva generación de cosmólogos que están abordando cuestiones más complicadas. Ese, es el trabajo que más me gusta. Siempre he querido compartir mi entusiasmo y mi emoción. No hay nada como el momento en que descubres algo que nadie sabía antes. No lo compararé con el sexo, pero dura más…” (3). 
 En los últimos 50 años, Hawking ha desarrollado gran parte de su trabajo confinado en una silla de ruedas. Perdió su voz a causa de una traqueotomía y se comunica a través de un software que reconoce el movimiento del musculo de su mejilla derecha. Puede procesar hasta tres palabras por minutos por lo que elaborar un discurso o una entrevista, le puede toma días o semanas mientras escoge las palabras y las frases correctas. Sigue luchando, investigando y haciéndose preguntas: ¿Existe una teoría única y definitiva que explique todos los fenómenos del cosmos? ¿Seguirá el universo expandiéndose eternamente o algún día se contraerá hasta llegar a un nuevo punto de densidad infinita que más tarde dé origen a otro universo distinto?
Su interés porque la ciencia estuviese en boca de muchos, lo llevó a intentar plasmar sus ideas en libros de esos que la gente compra en los aeropuertos para leer en un par de horas. Aunque su cuerpo le exige estar absolutamente quieto, sus ideas se esparcen rápidamente en cada libro que ha hecho, tanto que ha entrado en el record guinnes de los libros más vendido de la historia, compitiendo con libros como la Biblia.
Hawking  padre del origen de la cosmología, quizás sea el caso más dramático, pues le toca padecer la atrofia total de su cuerpo. Pero otros, que estuvieron restringidos durante años a laboratorios como Freud padre del psicoanálisis,  o como Mendel que contó guisantes uno a uno, y se convirtió en el padre de la genética, o Marx padre de la teoría socialista que pasó años en la biblioteca británica. A todos ellos seguramente alguien cercano les dijo que aquellas falsas teorías no servían de mucho porque no eran concretas ni reales.
Seguramente a Freud le dijeron que el inconsciente no existía, a Pasteur que los microbios no existían porque no se distinguían a simple vista, a Mendel que los genes tampoco estaban, y a Marx  no faltó quien le dijese que el capitalismo no existía, que lo que pasaba era que unos eran ricos porque trabajaban y otros eran pobres porque eran holgazanes. 
La persecución del talento, del conocimiento es propia de los sistemas más atrasados de la humanidad: se persiguió a Galileo, a Giordano Bruno, a Darwin, a Marx, todos buscaron desde la teoría las armas para la liberación, de la humanidad, para su expansión más allá de los límites mezquinos de su espacio y su tiempo. A los dominantes no les agrada el pensamiento que cuestionas los dogmas que los sostienen. La persecución de las ideas libertarias ha sido una constante en el capitalismo, sobre todo cuando representa un cambio de paradigma, cuando lo nuevo representa salir de lo que hasta ese momento es aceptado por todos. 
Los dominantes se guían por el axioma: ¡Quién mucho piensa quién da vuelo a sus ideas, un día puede pensar que es necesario cambiar al sistema y los sometidos solo deben pensar lo que les permitamos!. Es de esta forma que fue posible mantener la colonia en América durante siglos, no se permitían libros, la iglesia actuaba como suprema censora. Cuando Bolívar habla de oponerse a la naturaleza, estaba declarando la guerra a la ignorancia de trescientos años de calma y a la falta del pensamiento.
Hawking resume el legado de muchos hombres, que como él entendieron, que las ideas, la teoría, es vital.  No tripuló una nave espacial, ni viajó en una máquina del tiempo, para comprobar que era cierta su teoría del origen del universo. Marx tampoco fue obrero en las maquilas inglesas, para construir su teoría de la alienación.
Los llamados “falsos teóricos del socialismo” venezolano, no son tornillos sueltos en la historia, representan una corriente histórica, una actitud frente al pensamiento, truncar sus posibilidades es regresar a la época de la inquisición, de hitler, de stalin. "Los falsos teóricos", realizan su aporte constante desde pequeñísimos espacios a los que los ha ido confinando la socialdemocracia. Intentan sostener el testigo de los que al igual que ellos creyeron en el socialismo. Los “falsos teóricos del socialismo”, si, tienen mucho de profetas: creen en ese lugar posible, donde las relaciones económicas superen las condiciones que reproducen presos, esclavos y dueños. Las teorías de los “falsos teóricos socialistas” venezolanos, no son de ellos, son las teorías de Cristo, Bolívar, de Marx, de Lenin, de Fidel, del Che, de Chávez, quienes primero pensaron lo imposible.
Rosa Natalia 20-10-2014
Trincheraderosas.blogspot.com / trincheraderosas@gmail.com / @TrincheraDRosa



Fuentes:
(1)    Stephen Hawkin: Una Breve Historia Del Tiempo. Documental basado en el libro, con el mismo título, dirigido por Errol Morris, con música de Philip Glass y estrenado en 1991https://www.youtube.com/watch?v=DGcBrn3217w

(2)    El Presidente de la República Nicolás Maduro, en alocución de fecha 13 de Octubre 2014, sostuvo que el proyecto político denominado Revolución Bolivariana: “…trasciende falsas teorías y falsos teóricos…Por ahí ustedes encontrarán gente que se vanagloria de ser teóricos del socialismo y nunca en su vida han construido ni una célula del socialismo, ni donde estudian, ni donde hablan, ni donde escriben, ni donde trabajan…ser constructores de verdad, verdad del socialismo en lo concreto, en lo real…los chavistas no podemos ser falsos profetas, ni falsos teóricos del socialismo”.

(3)    Documental Stephen Hawking, vida de un genio https://www.youtube.com/watch?v=4BpA0GIiJpo

(4)    Jesús Nuño, 12 de Julio, 2003. Personalidades: Stephen Hawking http://www.espacial.org/miscelaneas/biografias/hawking1.htm


domingo, 19 de octubre de 2014

Hay que impulsar la Ley Orgánica de Planificación Pública y Popular.



*JUAN MARTORANO.

Con la creación de la Oficina Central de Coordinación  y Planificación de la Presidencia de la República mediante  Decreto Ley No 492 de la Junta de Gobierno de la Repúbl ica de Venezuela de fecha 30 de diciembre de 1958, se
institucionalizó la planificación en Venezuela, como  una labor de análisis, proyección y formulación de metas  generales.

La Enmienda No 2 a la Constitución de la República de 1961, efectuada en 1983, obligaba al Ejecutivo Nacional a  presentar al Congreso Nacional, para su aprobación en el transcurso del primer año de cada período constitucional, las líneas generales del plan de desarrollo económico y social de la Nación, y exigía que estas  cumplieran con la Ley Orgánica de Planificación. Sin embargo, ni los planes fueron aprobados ni la Ley fue promulgada.

Con la llegada de la Revolución Bolivariana al Gobierno el 2 de febrero de 1999, se asume la planificación como alta política de Estado lo que se plasma en la creación del Ministerio de Planificación y Desarrollo. En la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se reafirma la importancia de la planificación y desarrollo como función fundamental del Estado.
Nuestro Gobierno y nuestra Revolución Bolivariana desarrolla la planificación como una tecnología del Estado y la sociedad, para lograr su cambio estructural. En tal sentido, la planificación se establece como práctica para transformar y construir nuevas realidades con la capacidad de alcanzar propósitos, interpretar intereses de la sociedad e incorporar, en las deliberaciones presentes, las necesidades de las generaciones futuras.
Un elemento de viabilidad de esta práctica, lo constituye la alta participación del Estado venezolano dentro de la estructura productiva del país, lo que obliga a una reflexión sistemática y coordinada sobre su rol en la realidad venezolana y su carácter dedistribuidor de renta.

Nuestro Gobierno ha establecido los mecanismos institucionales del Estado para lograr que los recursos y acciones públicas asociados con el progreso del país, se asignen y realicen de manera planificada y se encausen hacia los fines y objetivos políticos, sociales, culturales y económicos, sustentados en nuestra Carta Magna. De la misma forma, establece el marco normativo que será desarrollado en las leyes que instauran la organización y funcionamiento de los Consejos de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas, los Consejos Locales de Planificación Pública, el Consejo Federal de Gobierno, los Consejos Comunales y las Comunas, instituidos en los artículos 166, 182 y 185 de la  Constitución de la República.
De la misma manera, de conformidad con el artículo 299 de la Constitución de la República, promueve mediante mecanismos efectivos la participación social, a fin de asegurar una planificación estratégica, democrática, participativa y de consulta abierta.

Esta Ley Orgánica de Planificación Pública y Popular, como uno de los pilares de las leyes del Poder Popular, tiene como finalidad la promoción de la planificación pública pero de la mano con las organizaciones populares y con el ánimo de transformar y construir nuevas realidades, interpretando los intereses de nuestra sociedad.

De más está el señalar que esta ley encuentra su sustento constitucional, en la actuación coordinada en todos los espacios de la gestión territorial del Gobierno.

En su Exposición de Motivos se señala, asimismo, que tiene como objeto establecer los principios y normas que sobre planificación rigen al Poder Público: popular, municipal, estadal y nacional, así como la organización y funcionamiento de los órganos encargados de la planificación y coordinación de las políticas públicas; integrado con las instancias de participación y protagonismo del pueblo, a fin de garantizar un sistema social de participación y de planificación, que tenga como propósito el cumplimiento de los ordenamientos estratégicos.

Otra novedad que contempla la ley es lo relativo a la conformación del Sistema Nacional de Planificación Pública, el cual tiene entre sus objetivos contribuir a la optimización de los procesos de definición, formulación, ejecución, control y evaluación de las políticas públicas, de efectividad, eficacia y eficiencia en el empleo de los recursos públicos dirigidos a la consecución, coordinación y armonización de los planes, programas y proyectos par ala transformación del país, contando con una planificación estratégica, democrática, participativa, coordinada y de consulta abierta, reforzando tales principios con la elaboración de un reglamento contentivo de los lineamientos generales para la elaboración del Plan Estadal de Desarrollo, el Plan Municipal de Desarrollo y el Plan Comunal de Desarrollo.

El fortalecimiento del Poder Popular y del Estado Comunal se consolida por medio de la participación y el protagonismo del pueblo. Lo novedoso de esta iniciativa legislativa es la expresión de planificación participativa y protagónica, incorporada en la planificación pública que busca transformar y construir nuevas realidades interpretando los intereses de la sociedad.
Cabe destacar lo atinente a la institucionalización de una metodología que procure centrar su accionar en la coordinación entre los entes para que la planificación pública, como instrumento de la política oriente la acción del Estado y la participación de los sectores y factores sociales, acorde con las estrategias para la transformación en todos los órdenes que promueva el Plan de Desarrollo. La producción debe ser planificada y organizada para satisfacer las necesidades de la sociedad y de sus miembros.
Otra premisa es la amplia participación de las masas sociales para determinar los objetivos y las metas del plan; estudiar su aplicación, revisarlo cuando la necesidad lo exija e iniciar nuevos proyectos para el futuro.
Como parte del legado del Comandante Eterno y Supremo, apoyemos el impulso de este instrumento legal. La planificación debe ser pública y de la mano con el Poder Popular.
¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!

*Abogado,Activista por los Derechos Humanos,Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC). http:// juanmartorano.blogspot. com /http://juanmartorano. wordpre ss.com/ .jmartoranoster@g mail .com ,j_martorano@hotmail.com ,juan _ martoranocastillo@yahoo. com. ar . @juanmartorano (Cuenta en Tuiter).