domingo, 20 de agosto de 2017

¿Podría lo económico afectar la campaña de los candidatos y candidatas de la Patria en las regionales?

*JUAN MARTORANO.
Hemos podido observar, tal y como lo señala la profesora Pascualina Curcio Curcio, que basta que se definan fechas de comicios, o acontecimientos políticos de alto impacto, para que nuestra economía sufra agresiones, saltos, boicots y caídas. El tema económico, es el principal problema de la familia venezolana.
No es casual, que para el momento en que esto escribo, por el canal Televen estén pasando la entrevista del actual presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, donde estuvo despotricando como es lógico, de las políticas económicas del gobierno en todos los órdenes. Además de ello, señaló que “se profundizarían los problemas del abastecimiento”, es decir, el recrudecimiento de la Guerra Económica pues.
Asimismo, viendo ayer sábado el programa “Leyes del Pueblo”, de la extraordinaria abogada y comunicadora, hoy constituyentista, María Alejandra Díaz Marín, tuvo dos invitados de lujo en el referido programa: la camarada Judith Valencia, y el compatriota José Gregorio Piña, ambos economistas, donde disertaron sobre las acciones de guerra en lo económico, que vive nuestro país en estos momentos. Particularmente, recomendaría que el referido programa fuese transmitido en cadena de radio y televisión.
Lo que más me gusto de ese programa, fue el comentario que María Alejandra dijo en el mismo, referido a un artículo de The Washington Post, en donde se señala que lo económico puede lograr lo que no ha hecho la oposición en 18 años. Lo económico, aún cuando no es responsabilidad exclusiva del Gobierno Bolivariano, puede ser el talón de Aquiles que traté de usar la derecha para aniquilar la Revolución Bolivariana.
Asimismo, Mario Silva, en su programa “La Hojilla” de ayer sábado 19 de agosto, habló de que la Asamblea Nacional Constituyente pudiera desplegarse mucho más rápido de lo que ha hecho hasta ahora. En tres semanas posteriores a su instalación, nadie puede negar las decisiones importantísimas y encomiables que ha adoptado este cuerpo supraconstitucional como expresión del Poder Originario del pueblo. Pero, no por ello, podemos obviar que estamos en emergencia y que el estómago y la necesidad de la gente, sobre todo de los más débiles y vulnerables no puede esperar.
Sobre todo, cuando Mario, al cerrar el programa, en ese chavista ejercicio de crítica y autocrítica, denuncio lo que a su criterio son errores que no se deben seguir cometiendo dentro del proceso revolucionario. Y es que si dentro de la Asamblea Nacional Constituyente, los “lobbys” empiezan a tocar la puerta a algunos de los y las integrantes de esta Asamblea Nacional Constituyente, pues hay que neutralizarlos de inmediato. Razón tiene Alí Primera, cuando en la canción “Abre brecha” dice: “¿Hay que espantar el perro, antes que se eche la miada?”
¿Por qué Mario dice esto en su programa? ¿Qué estará pasando en la Constituyente que Mario sabe que nosotros desconocemos? Creo que estas advertencias que hizo Mario al cierre del programa, hay que tomar debidas notas sobre ello.
Asimismo, y fue una interrogante que se formuló Julio Riobó, periodista de Venezolana de Televisión y moderador del programa “En 3y 2” transmitido por dicha planta televisiva de lunes a viernes de 5:30 a 6:30 pm, cuando con dos analistas que tuvo en su programa, les preguntó: ¿Podría lo económico afectar la campaña de los candidatos y candidatas de la Patria en las regionales? Esto, a propósito de los comicios regionales de gobernadores y gobernadoras, y diputados y diputadas a los parlamentos estadales a escenificarse en nuestro país el próximo mes de octubre de 2017.
Creo que la pregunta de Riobó, con la que nos permitimos titular el presente artículo, no fue la del periodista obligado a hacer la misma en su programa y ejerciendo su rol de comunicador. La pregunta creo que la hizo el revolucionario, ejerciendo la vocería de analistas políticos y económicos, pero sobre todo, del ciudadano y ciudadana de a pie que espera la solución de los problemas que lo afectan en su cotidianidad.
Nadie en su sano juicio puede esperar que los problemas que actualmente aquejan a nuestro país sean resueltos de la noche a la mañana. En eso estamos claros, pero, no es menos cierto que también somos gobierno, y estamos obligados a realizar las gestiones que contribuyan, sino a solucionar todos los problemas, por lo menos a minimizar las penurias por las que está atravesando nuestro pueblo en estos momentos.
Hay que reconocer, aunque suene duro expresarlo, que el comandante Chávez físicamente no está, y como muchos, pensamos que hay que trabajar en las realidades que nos afectan. Debemos asumir que dentro del proceso revolucionario, tenemos, lamentablemente aún, muchos camaleones.
La historia de siglos pareciera que vuelve a repetirse, porque la única opción que tiene el capitalismo para derrotar al socialismo es por la vía de la traición. El capitalismo jamás podrá triunfar porque su sistema no es popular ni presentable, y eso lo saben muy bien sus promotores, por eso tratan de manipular y engañar a nuestros pueblos. Si no, miremos lo que en estos momentos está sucediendo en Ecuador con el caso de Lenin Moreno, que lamentablemente nos salió traidor, pese a ser una persona con discapacidad.
Pero, volviendo al tema que nos ocupa, hace algunos días, una amiga que regenta una farmacia en Puerto Ordaz, me expresó que tenía una semana esperando que le llegue la valija con medicamentos, porque desconoce la razón porque desde Ciudad Bolívar no le hacen llegar los mismos. Esto es una situación, desde mi punto de vista, totalmente inconcebible.
Hay una percepción en la población, de que la Asamblea Nacional Constituyente ha estado en muchos dichos y pocos hechos. Particularmente  quien esto escribe no cree que esto sea tan  así, pero comunicacionalmente hay que explicarlo, porque es parte de la matriz de opinión que desde ya, los enemigos del proceso están explotando, buscando reavivar la violencia y la desestabilización en el país.
El pueblo pide a gritos control de precios ya. Pero, es decepcionante ver como hay establecimientos comerciales que tienen “padrinos” verde olivo. A esos son los primeros que hay que ponerles un coto.
Conocí la información de buena fuente, que un jefe de una ZODI junto a un personero “revolucionario”, amenazaron a trabajadores y trabajadoras de la SUNDEE a no realizar fiscalización alguna en un estado de la geografía nacional de gran importancia estratégica. Que “Contreras manda en Caracas, y ellos se encargaran de los comerciantes”. Una  trabajadora de la SUNDEE que en dicha entidad federal tuvo la peregrina idea de solo inspeccionar algunos establecimientos comerciales, fue detenida por militares en un fuerte militar. ¿Y entonces?
Si aquí no hay una solución para el alza de precios y la especulación, pues en muchos estados la gente no saldrá a votar, y pudiéramos llevarnos una nada agradable sorpresa.
Recuerden lo que escribimos hace algunas semanas atrás del “voto castigo al revés” del periodista Clodovaldo Hernández, y que comentamos. No podemos descuidarnos.
No olvidemos que el pueblo nos ha dado nuevamente un voto de confianza, que pese al miedo y el terror, salió a votar el 30-J.  Y cuando éste solo pide que le garanticen la papa, a veces no hay como responderle, por las mafias de quinta columnas que tenemos infiltradas en el gobierno. ¿Tendremos la suficiente voluntad política para combatirlas, al igual que las mafias del fascismo y la derecha abiertamente identificadas?
Si no hacemos lo que debemos hacer, pues pudiéramos estar hipotecando la Revolución y el indicador de esto pudieran ser estos comicios de octubre. No olvidemos, salvo circunstancias políticas o sociales que puedan suscitarse, que la oposición competirá en esta oportunidad, y el pueblo evaluará y comparará gestiones y respuesta a sus necesidades más sentidas.
Estamos obligados a dar respuesta, no sólo por un tema meramente electoral, sino por revivir la esperanza en las bases políticas y sociales que sustentan nuestro Gobierno y Revolución Bolivariana.

¡ Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!.
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
¡Hasta la Victoria Siempre!
*Abogado,Activista por los DerHumanos,Militante Revolu y dela Red Nacional  Tuiter@s Socialistas ( http://.juanmartorano.blogspot com /http:juanmartorano.worpress.com).jmartoranoster@g mail  ,j_martorano@hotmail.com , _. a . @juanmartorano ( en Tuiter

Resultado de imagen para Candidatos de la Patria gobernaciones correo del orinoco 2017

Violencia y reconciliación

Cuando todavía no nos reconocemos en todas las formas de violencia recientemente sufridas e infligidas; cuando aún no nos reponemos del miedo y de la sorpresa; cuando todavía no salimos del asombro ante el odio, deseos de venganza, el mandato de matar y las expresiones de alegría ante la muerte… intentamos retomar la cotidianidad.
¿Se trató de un episodio anómalo, fuera del orden cultural y social? ¿Fue algo excepcional en la historia reciente? ¿Se repetirá? ¿Podremos olvidar y perdonar? ¿Seremos capaces de reconciliarnos con ese reciente pasado? Y ¿Cómo afrontaremos el futuro? Las dudas desbordan nuestra racionalidad.
Cuando “el enemigo” fue un vecino, un amigo, un familiar, ¿cómo retomar la relación con aquellos que nos cercaron, aislaron y agredieron? Es imperante reconstruir la convivencia; rehacer las relaciones sociales, encontrar y administrar formas de reparación social en la procura de disminuir el dolor y el resentimiento.
Ya en el camino de la recuperación se nos plantean otras interrogantes: ¿cuáles son las estrategias sociales y psicológicas necesarias para afrontar esta tarea? ¿Tendremos los recursos psicológicos, sociales, culturales y políticos para la recuperación individual, familiar y pública?
Antes que nada es imperante la “normalización” de las relaciones sociales deshumanizantes instauradas durante la violencia opositora. Específicamente se trata de “rehumanizar” tanto al adversario-enemigo como a uno mismo. Expertos en el tema entienden el proceso de deshumanización como el empobrecimiento de cuatro capacidades del ser humano: pensar lúcidamente, comunicarse con veracidad, sensibilidad frente al sufrimiento ajeno y la esperanza.
Otro elemento por superar es el miedo crónico, en tanto estado permanente en la vida cotidiana, que se ha instalado en determinados territorios geográficos. Es necesario trabajar la sensación de vulnerabilidad, el estado exacerbado de alerta, el sentimiento de impotencia o pérdida de control sobre la propia vida y la alteración del sentido de realidad, producto de la imposibilidad de validar objetivamente las propias experiencias y conocimientos.
Y, a pesar de tantas dudas, interrogantes y escollos, la ciudadanía comienza a transitar democráticamente procesos de reconstrucción y, ¿por qué no?, de reconciliación.
@MaryclenS

La hora de la verdad

1 Lo único peor que no tener poder es tener poder y no usarlo. Por el voto de más de ocho millones de compatriotas tenemos una Asamblea Nacional Constituyente con 545 miembros, al parecer en su casi totalidad progresistas. La oposición dice haberse abstenido: es su derecho, pero ello no le confiere potestad para decidir como si hubiera participado. Tendrá nuevas oportunidades: las que ella no le hubiera dado al adversario político de haber triunfado.
Espero que los elegidos tengan plena conciencia de la oportunidad única que se les presenta. En 2005, la mayoría de los opositores se negaron a presentar candidaturas para la Asamblea Nacional, y los pocos que se candidatearon no reunieron suficientes sufragios para ser elegidos. El resultado fue un Poder Legislativo rojo rojito, vale decir, exclusivamente con representantes de organizaciones progresistas. Tan inaudito como fue el poder que la abstención opositora confirió al bolivarianismo, fue la falta de uso que este le dio. Durante el quinquenio que dispusieron de unanimidad casi absoluta han podido sentar las bases del socialismo venezolano, ya asumido como proyecto de gobierno por Hugo Chávez Frías y reconocido en los estatutos del Psuv. Ninguno de los otros grandes problemas nacionales fue abordado tampoco, y menos resuelto. Pareciera que los debates se centraron en comadreos decorativos y cuestiones de estilo. Ante la inercia legislativa, Chávez debió continuar la práctica de normar mediante decretos leyes. Nadie sabe lo que es una Asamblea Legislativa hasta que la pierde.
3 No hay por tanto obstáculos, pero tampoco excusas, para que la Constituyente no adopte las siguientes normas: 1) Declaración del carácter socialista de la República Bolivariana de Venezuela, con los respectivos poderes para acrecentar y defender la propiedad social de los medios de producción. 2) Consagrar que los venezolanos somos un pueblo único e indivisible sobre un territorio indivisible y único, representados por una sola autoridad, sin que se puedan alegar privilegios fundados en razones nobiliarias, étnicas o culturales. 3) Consagrar la lealtad única, exclusiva y excluyente de los nacionales hacia Venezuela. 4) Reducir la extrema federalización, que hace a la República vulnerable a intentos caotizantes o secesionistas. 5) Reformar los poderes en función de su eficacia, coordinación y posibilidad de solución expedita de diferencias entre ellos. 6) Restaurar la plenitud de la soberanía eliminando toda posibilidad de que las controversias sobre materias de interés público sean decididas por tribunales o de acuerdo con leyes extranjeras, y de que los impuestos causados en nuestro territorio se cancelen a otros Estados. 7) Sancionar normas que permitan la defensa del pueblo, la nación y del Estado en situación de guerra económica, guerra de cuarta generación y agresión imperial. 8) Proscribir todo intento de excluir porciones del territorio nacional del cumplimiento de normas ecológicas, sociales y laborales de alcance nacional. 9) Reconocer y reglar las nuevas formas de organización democrática, tales como comunas, misiones, fondos zamoranos, empresas recuperadas y otras que se desarrollaren. Vacilar es perderse

Venezuela potencia social

Presidente Maduro: El poder político debe estar a favor de los intereses nacionales

La Hojilla

Vea "Detrás de la Noticia" con Eva Golinger: Lo que mantienen en silencio

Análisis de la noticia

¡Váyanse al carajo yanquis de mierda, aquí hay un pueblo digno!

Nadie nos apartará de nuestra lucha por la justicia y la igualdad

sábado, 19 de agosto de 2017

Presidente Nicolás Maduro, sesión de trabajo sobre Somos Venezuela

Asamblea Nacional Constituyente, sesión completa, 18 de agosto 2017

Eulogio del Pino denunció bloqueo financiero de EEUU a Pdvsa

Ex fiscal Luisa Ortega Díaz denuncia tener pruebas que demuestran vínculos de Maduro con corrupción de Odebrecht

¡Estemos Alertas Pero Alegres!

¡Los candidatos a gobernadores son del pueblo no de la burguesía local!

Otra propuesta del Poder Popular a la Asamblea Nacional Constituyente

*JUAN MARTORANO.
Sin duda, la convocatoria y posterior instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, ha constituido todo un vuelco en la dinámica política en nuestro país. Ha sido tal el dinamismo de los acontecimientos en estas últimas semanas, que algunos analistas no nos hemos dado abasto para expresar nuestras opiniones sobre los mismos.
Sin embargo, y en la medida de lo posible, trataremos de ponernos al corriente en los próximos días. Esperando que las circunstancias así nos lo permitan.
En este caso, queremos permitirnos reflexionar sobre el derecho a la protesta en nuestro país, ya que un lector de estos modestos aportes, nos ha hecho otra sugerencia, que esperamos pueda ser considerada por la Asamblea Nacional Constituyente.
Esto lo hacemos, aplicando aquella máxima expresada por el guerrillero heroico, Ernesto “Ché” Guevara, que textualmente reza así: “El verdadero luchador social o dirigente político, debe reclamar los intereses de un colectivo; no utilizar al colectivo como escalera para fines particulares”. (Resaltado y subrayado del articulista).
Pues bien, aplicando esa máxima guevarista, es que hemos girado nuestra visión en nuestros más recientes artículos de opinión.
Es en ese sentido, que nos referiremos al derecho constitucional a la protesta, a sus tergiversaciones, y como lo hemos expresado, a una propuesta recogida de las catacumbas del pueblo.
Recordemos que el artículo 68 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, nos consagra y permite a todas y a todos, como ciudadanas y ciudadanos el derecho a la manifestación y a la protesta, siempre y cuando esta se dé de manera pacífica y sin armas, y sin más requisitos que los establecidos en las leyes.
Vaya cuanto costo consagrar este tipo de derechos. Ya que en el régimen puntofijista, sobre todo para los más jóvenes o los de memoria corta, obviaron la actuación de los cuerpos de seguridad y “orden público”, como manejaban las protestas de nuestro pueblo, y sobre todo como éstas terminaban, cuando el pueblo reclamaba sus derechos, o protestaba ante los abusos o la vulneración de los mismos.
¿Quién fue el que implementó la denominada “ballena” y el “rinoceronte”? ¿En qué tiempo estaba vigente la denominada Ley de “Vagos y Maleantes” y cuando esta fue derogada por su evidente inconstitucionalidad con la Carta Magna aprobada por el Congreso de la República en el año 1961? ¿Cuánto tiempo duraron las garantías económicas suspendidas con la Constitución de 1961?
Pero no solo es eso, sino que el mismo artículo antes mencionado, en su parte in fine, establece la prohibición expresa a los órganos de seguridad ciudadana el uso de armas de fuego y de sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas. Asimismo, establece que la ley regulará la actuación de los cuerpos policiales y de seguridad en el control  del orden público.
Sin duda, el fascismo ha manipulado la concepción de este derecho, a objeto de justificar las acciones terroristas y de guerra no convencional como “protestas”. No se puede apelar a un derecho constitucional, conculcando otro u otros derechos constitucionales.
Y tan sencillo como es que, en el momento en que la protesta pacífica, sus responsables muestras algún tipo de arma, piedras, palos u otros artefactos, pues se pierde el derecho, y los cuerpos de seguridad y orden público deben proceder al control de manifestaciones y reuniones públicas como se hace en cualquier parte del mundo. Incluso, con el uso proporcional de la fuerza pública, tal y como los estándares internacionales lo pautan.
Y como en estos días el propio Fiscal General de la República, Dr. Tareck William Saab, lo expresó: “A Venezuela trataron de aplicarle la estrategia Libia, Ucrania y Siria licuada para dar al traste con el proceso revolucionario: No pudieron”, y apoyamos totalmente esa afirmación de este defensor de Derechos Humanos.
Es en ese sentido, que el señor Antonio Luna, otro lector que se permitió hacerme llegar una propuesta para la Asamblea Nacional Constituyente, me permito hacerla pública, en el marco del derecho a la manifestación y la protesta, la cuál es la siguiente:
"Agradezco altamente tu posible acción" Igual que el camarada que no identificas, será posible, a través de tu columna, le sugieras, seguramente ya lo han hecho, pero intentar no cuesta nada, es lo siguiente: que todos los que participen en las protestas, deben hacerlo sin encapucharse y de hacerlo serán tratados como lo que son TERRORISTAS y presos por lo menos 15 años o más, eso incluye cerrar las calles...
Muchas gracias,

Antonio Luna”

La voz del pueblo, es la voz de Dios, y la Asamblea Nacional Constituyente como expresión del Poder Originario, debe obedecer este mandato del pueblo.

En próximos artículos continuaremos haciendo reflexiones, aportes y críticas, en el marco de este proceso popular constituyente, y de la coyuntura por venir.

¡ Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!.
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
¡Hasta la Victoria Siempre!
*Abogado,Activista por los DerHumanos,Militante Revolu y dela Red Nacional  Tuiter@s Socialistas ( http://.juanmartorano.blogspot com /http:juanmartorano.worpress.com).jmartoranoster@g mail  ,j_martorano@hotmail.com , _. a . @juanmartorano ( en Tuiter

Resultado de imagen para Terroristas Venezuela

Trump desenmascara a la MUD


Isabel Rivero De Armas

Donald Trump y la oposición ignorante


Arlen Mata

Recientemente el presidente de los Estados Unidos ha sugerido al mundo que su país esta contemplando la posibilidad de realizar una intervención militar en Venezuela. Ante las declaraciones muchas reacciones han habido, la gran mayoría del pueblo venezolano las rechaza de plano, y la dirigencia del gobierno revolucionario así como el liderazgo de la FANB las ha repudiado con fuerza y valor patrio.
Pero lo que más me ha llamado la atención han sido las impresiones de los dirigentes opositores al respecto. Unos, como es el caso de Falcon, se han opuesto públicamente a cualquier intervención militar, otros como en el caso de Diego Arria se han pronunciado públicamente y con alegría a favor de una medida de tal magnitud. Otros hasta ahora callan, pero según sus propios partidarios están nerviosos por que sus empresarios les están reclamando duro por el peligro que representa dicha amenaza para sus industrias, sus negocios e inversiones. En fin, unos locos apoyan, otros no tan locos se angustian.
La tesis que manejamos del porque es tan diversa la respuesta opositora frente a la amenaza de su principal aliado contra Venezuela es la siguiente: Lo que pasa es que se pusieron a jugar con fuego. Entonces engañaron al mundo con una caracterización falsa y errónea del gobierno venezolano. Al decir y repetir mil veces que esto es una dictadura asesina, que estaban masacrando a cientos de venezolanos en las calles y que otros miles habían sido encarcelados injustamente, al mentir descaradamente, los EEUU y la OTAN cobran la fuerza para intentar legitimar una intervención abierta de carácter militar con propósitos crematísticos (petroleo).
A la derecha le convenía todo ello pero con el propósito de poner a toda la comunidad americana de su lado y si era posible bloquear económicamente mas al país, pues según ellos ( en su maldad contra el pueblo) el gobierno se rendiría por hambre y aislamiento. Pero el coco que Chavez anuncio tanto y nunca vino asomo la cabeza y ahora se complico todo. Sus planes se comienzan a salir de sus manos y los amos a los que recurrieron por auxilio aprovechan sus mentiras para intentar hacer lo que les venga en ganas pasando por encima de sus aliados locales y planifican una guerra injusta.
Los venezolanos de bien, los que amamos a nuestro pueblo y a esta tierra apostamos por la paz de nuestros hijos e hijas y por nuestra independencia. Pero, que pasaría, en un supuesto negado, si Trump cumple sus amenazas. Que le dirá al país la derecha venezolana en relación a tan solo 3 preguntas:
1. ¿Como le garantizaran a la burguesía que sus empresas no serán destruidas en el fragor de las batallas?
2. ¿Como garantizaran que un importante número de cuadros políticos, dirigentes medios y familiares de la alta dirigencia de la oposición no caerán en medio de la confrontación?
3. ¿Que explicación le darán a su aliado gobierno colombiano si la guerra se traslada violentamente hacia su territorio?
A la ignorante dirigencia opositora venezolana hay que decirle un par de cosas para ver si pueden comenzar a medir las consecuencias de sus locuras irresponsables: Venezuela no es Panamá y tampoco es la libia de la última etapa de Gadaffi. El poder de fuego del Ejercito Venezolano, la Infantería de Marina de la Armada y de nuestra Aviación Militar no es un juego. Las inversiones que el comandante Chavez hizo al respecto nos colocaron casi solos y a duras penas seguidos por Chile a la vanguardia tecnológica en materia militar en América Latina y el Caribe. El poder destructivo de nuestros sistemas de armas no tiene parangón en América del Sur. Y nuestras Fuerzas Especiales son hoy numerosas en comparación con otras naciones de la región.
Los gringos sin duda ganarían cualquier guerra convencional. Pero si la estrategia de la FAN fuere no convencional como por ejemplo luchar en territorios fuera de la fronteras todo se complicaría para el imperio por razones logísticas, pero especialmente se complicaría para los vecinos que habiendo conspirado, cobrarían las consecuencias de su traición con un precio muy alto.
Colombia por ejemplo no tiene hoy aviones de superioridad aérea en su inventario, no cuenta con aeronaves para combate aire aire en su Fuerza Aérea, no posee tanques o MBT’s, no posee sistemas de artillería modernos ni mucho menos sistemas de lanza misiles múltiples, no tienen tampoco transportes blindados o VCI’ s modernos, tan solo posee un pequeño número de blindados sobre ruedas y un reducido número de viejos sistemas de artillería tubular. La única fortaleza que tienen es que poseen un importante número de helicópteros y un buen pie de fuerza de mas de 300 mil hombres, pero carecen de la mas mínima infraestructura técnica para el campo de batalla moderno.
Lamentablemente para ellos pudieran llegar a ser duramente golpeados si la guerra se traslada hacia su territorio. Toda su infraestructura eléctrica, industrial y militar correría el peligro de ser bombardeada desde tierra o aire y no podrían hacer casi nada para parar la locura que se les vendrá arriba. Una guerra como esa no la han peleado y no es nada parecida a la guerra irregular que vivieron por 60 años.
La ignorancia sobre temas militares de gran parte de la dirigencia de los partidos de oposición venezolanos y la maldad y odio que hay en el corazón de algunos ( pocos pero con peso) los ha cegado y no tienen marco de referencia suficiente para medir las consecuencias ni siquiera para ellos mismos y sus aliados en una conflagración de esa naturaleza.
Recientemente el ex- canciller y ex-ministro de la defensa de Brasil se ha pronunciado duramente en contra de la pretensión norteamericana. En su análisis Amorín reconoce que tal acción desencadenaría una guerra civil en América del sur. Que nadie tendría garantía de victoria. Y que el pueblo venezolano viviría un sufrimiento horrendo. En su texto compara lo que ocurriría con un Vietnan en la frontera con Brasil. Luego de ello, el propio gobierno de facto de Brasil, un gobierno de derecha y enemigo del gobierno venezolano a dicho, en boca de su canciller, que no esta de acuerdo con una intervención militar en Venezuela, que prefiere la diplomacia.
La derecha venezolana en su ignorancia y su afán desmedido por el poder ha alimentado un monstruo de consecuencias terribles e impredecibles. Su errónea y falsa caracterización sobre el país, colocándolo como una dictadura asesina, puede llevar al país a un abismo, y ellos mismos no escaparían del horror de un desenlace de tal característica.
Afortunadamente todo esto es un supuesto negado. La gran mayoría de nuestro pueblo y la dirigencia revolucionaria harán hasta lo imposible para evitar tal tragedia. Definitivamente *”viviremos y venceremos”*, haremos honor a la consigna de Hugo Chavez.



La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump


Column default
Escuche


Column default

Amy Goodman y Denis Moynihan
La vida es efímera, los monumentos perduran. Heather Heyer murió el sábado en Charlottesville, Virginia, cuando un automóvil, supuestamente conducido por un neonazi, embistió contra una multitud que se estaba manifestando en contra de un acto de supremacistas blancos. Alrededor de 20 personas resultaron heridas. El supremacista blanco acusado del homicidio de Heyer, James Alex Fields Jr., de 20 años de edad, estaba en Charlottesville para participar en un acto denominado “Unite the Right” (Unir a la Derecha), junto con otros miles de supremacistas blancos, neonazis y miembros del Ku Klux Klan que se oponen al plan de la ciudad de retirar una estatua del General del ejército confederado Robert E. Lee. Cientos de activistas que condenan el racismo se congregaron para protestar contra el acto de la derecha y para “defender a Charlottesville”. Dos oficiales de la policía estatal de Virginia murieron al estrellarse su helicóptero de vigilancia.
La noche anterior al acto, los organizadores realizaron una marcha evocativa de los desfiles con antorchas de la Alemania nazi. Cientos de personas de raza blanca, en su mayoría jóvenes, coreaban “¡No nos reemplazarán! ¡Los judíos no nos reemplazarán!” y el eslogan nazi de la década de 1930: “¡Sangre y tierra!”: “Blood and Soil! Blood and Soil! Blood and Soil”.
El sábado, el Presidente Donald Trump causó indignación en todo el espectro político (salvo en los supremacistas blancos, que lo elogiaron) cuando culpó de la violencia en Charlottesville a “muchas partes”: “Condenamos en los términos más enérgicos este flagrante despliegue de odio, intolerancia y violencia de muchas partes; de muchas partes”. El lunes, bajo mucha presión, Trump leyó una declaración en la que denunció a los neonazis, la supremacía blanca y el Ku Klux Klan. Su declaración, leída de una pantalla, pareció forzada, al punto que un observador afirmó que parecía el video de un rehén. Un día más tarde, Trump se desdijo. En una acalorada conferencia de prensa sin restricciones ni libreto, Trump declaró que muchos manifestantes de “Unite the Right” eran “buenas personas” y sostuvo que quienes se manifestaron en contra de ellos también deberían ser culpabilizados de la violencia: “Creo que ambas partes son responsables, no me caben dudas al respecto y a ud. tampoco. Y si informaran la verdad, dirían esto”. Tras la pregunta de un periodista acerca del grupo “Unite the Right”, respondió: “Disculpen, había gente muy mala en ese grupo, pero también había muy buenas personas”.
Según el centro de estudios legales Southern Poverty Law Center, hay al menos 1.500 estatuas, placas y monumentos conmemorativos de la Confederación no solo en el sur de Estados Unidos, sino en todo el país. La decisión de retirar la estatua de Robert E. Lee de Charlottesville no fue espontánea, sino que tuvo lugar tras mucha movilización popular, como parte de un creciente movimiento nacional liderado por jóvenes valientes. Una de las acciones más destacadas contra la exhibición de imágenes racistas tuvo lugar el 27 de junio de 2015, en la mañana posterior a una misa en honor a los nueve afroestadounidenses asesinados por el supremacista blanco Dylann Roof en la iglesia Emanuel A.M.E., en Charleston, Carolina del Sur. Bree Newsome, una joven activista y artista afroestradounidense trepó el mástil del edificio del Gobierno estatal de Carolina del Sur y retiró la bandera confederada mientras gritaba: “Vienen a mí con odio, opresión y violencia; yo vengo en nombre de Dios. Esta bandera será retirada hoy”. Tras el ataque de los supremacistas blancos en Charlottesville, Bree Newsome dijo en el programa “DemocracyNow!”: “Esto forma parte de una larga historia y de un patrón terrorista de la supremacía blanca en este país. No solo se trata de actos de violencia que intentan provocar terror, sino que son actos políticos. Es terrorismo. Debería ser calificado como tal, debería ser abordado como tal”.
Dos días después de los incidentes violentos en Charlottesville, un grupo de personas reunidas en el tribunal del condado de Durham en Carolina del Norte retiraron el monumento a los soldados del ejército confederado. Takiyah Thompsonn, una de las activistas presentes allí, dijo en el programa “DemocracyNow!” antes de dirigirse al tribunal para afrontar dos acusaciones por el delito de incitación a la violencia y tres acusaciones de delitos menores, incluido el de desfigurar una estatua: “Todo lo que aliente a esas personas, todo lo que las haga sentirse orgullosas debe ser destruido, del mismo modo que quieren destruir a las personas negras y a los demás grupos a los que atacan. Debemos retirar todas las estatuas de soldados confederados y todo vestigio de la supremacía blanca”. Si bien Takiyah Thompson podría ser condenada a varios años de prisión, se mostró imperturbable: “No se puede mantener a las personas oprimidas por siempre. La gente se alzará, como está ocurriendo en todo el país”.
El lunes, el Concejo Municipal de la ciudad de Baltimore votó a favor de que se retiraran varias estatuas confederadas. El martes, en el silencio de la noche, varios funcionarios municipales retiraron, entre otras, las estatuas ecuestres de los generales Robert E. Lee y Stonewall Jackson. Dos de los tataranietos de Stonewall Jackson enviaron una carta al alcalde de Richmond, Virginia, Levar Stoney, y a la comisión de monumentos de la ciudad para instarlos a que retiraran la estatua ecuestre de su famoso antepasado. Los hermanos William y Warren Christian leyeron un fragmento de su carta en el programa “DemocracyNow!”. Esto leyó William Christian: “Somos originarios de Richmond y también somos tataranietos de Stonewall Jackson. Como dos de los familiares con vida más cercanos de Stonewall escribimos esta carta para solicitar que se retire su estatua y que se retiren todas las estatuas confederadas de la Avenida de los Monumentos. Son símbolos claros del racismo y la supremacía blanca, y hace tiempo que ya no deberían exhibirse en público. Creemos que retirar la estatua de Jackson y de otras figuras necesariamente hará que mantengamos conversaciones difíciles sobre la justicia racial y será el primer paso para que recapacitemos”.
Su hermano, Warren Christian, continuó: “La persistente desigualdad racial en el encarcelamiento, los logros educativos, la violencia policial, las prácticas de contratación, el acceso a la salud y, quizá lo más evidente, la riqueza, dejan en claro que estos monumentos no están por fuera de la historia. El racismo y la supremacía blanca, que sin duda continúan en el día de hoy, no son ni naturales ni inevitables, sino que fueron creados para justificar lo injustificable…”.
El 3 de agosto de 1857, unos años antes de que estallara la Guerra de Secesión y 160 años antes del violento asesinato de Heather Heyer, el legendario esclavo fugitivo y reconocido abolicionista Frederick Douglass pronunció un discurso en el que dijo: “El poder no concede nada sin que se le exija. Nunca lo hizo y nunca lo hará”. El creciente movimiento por la justicia racial está exigiendo y se está movilizando. Los supremacistas blancos tendrán cada día menos estatuas confederadas a las que aferrarse.

© 2017 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org
Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Otros formatos