jueves, 6 de mayo de 2021

Maduro filmará con Steven Seagal película "Nico: Ma'duro de tumbar" y muestra sus fotos en Canaima

Con El Mazo Dando #338​ #DuqueNarcoparacoYAsesino

La Hojilla con Mario Silva, 4 de mayo de 2021

Sesión de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional. 04.05.2021

Chávez al Pueblo: ¡Todos unidos continuemos por el camino de la victoria!

Comandante Chávez: ¡El 19 de abril nació la Patria grande que hoy está más viva que nunca!

Diario de una Cuarentena: Capítulo Doscientos Cinco: Como dueles Colombia.

 

*JUAN MARTORANO

Hemos podido presenciar en esta última semana, como el pueblo hermano de Colombia se encuentra convulsionado y en plena revuelta popular. Y como auténticos y genuinos bolivarianos, nos preocupa realmente la situación que en estos momentos se vive en ese hermano y vecino país.

 

El argumento legitimador o detonante de la explosión social que en estos momentos sacude al país neogranadino tomando como epicentro de las manifestaciones y de la salvaje represión de los efectivos de la fuerza pública colombiana, y en especial la temida ESMAD (Escuadrón Móvil AntiDisturbios) fue una reforma tributaria impulsada por el presidente Duque, quien como buen capitalista, pretende solventar los problemas del modelo económico que promueve, metiendo sus manos en los bolsillos de los sectores más vulnerables económicamente, y protegiendo a los grandes capitales.

 

Recordemos que el concepto de Colombia (no Gran Colombia como nos mal enseña la historiografía publicada y oficial) es una idea originaria de nuestro Generalísimo y Precursor de nuestra Independencia, don Sebastián Francisco De Miranda, primer venezolano de proyección universal. Y la idea de Colombia fue posteriormente tomada por el Padre de la Patria Grande, Simón Bolívar.

 

Independientemente que posteriormente, los antiguos territorios que conformaban el antiguo Virreinato de la Nueva Granada se apropiaron del nombre y del concepto mirandino y bolivariano de Colombia, no sólo desde este espacio reiteramos nuestro amor sino nuestro respeto por Colombia.

 

Lo que ha venido ocurriendo no es más que la consecuencia de un Estado Fallido tomado por las mafias del narcotráfico y del paramilitarismo, que no da para más. Un modelo de exclusión y de desigualdad vigente prácticamente luego de la muerte de Bolívar durante casi 200 años, y que por lo menos en los últimos 70 años, casi 80 se ha venido desangrando a raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, ya no aguanta más parches ni pañitos de agua tibia.

 

No puede el amo del actual mandatario colombiano, me refiero al senador y ex presidente de ese país, Álvaro Uribe Vélez, continuar propugnando al aniquilamiento de las fuerzas progresistas y de izquierda en ese país. Pero es que el plan de Uribe, que es de manufactura gringa no sólo se basa en el dominio de Colombia por parte de la oligarquía de ese país, sino que EEUU necesita un enclave en el pleno corazón de Suramérica, para apuntalar sus políticas de injerencia y tutelaje, en especial sobre la República Bolivariana de Venezuela.

 

Tamaño drama social que vive Colombia, y que es invisibilizado por los medios hegemónicos, es lo que hace que el propio imperialismo estadounidense y la propia oligarquía colombiana se desespere, e incluso pretenda acelerar los planes de intervención sobre nuestro país, Venezuela, como parte de la huida hacia delante de sus propios problemas que son incapaces de resolver. De ahí la importancia de extremar nuestras alertas y atenciones ante cualquier Operación de Falsa Bandera que el Estado colombiano pueda desplegar para distraer la atención de la crisis que tienen en estos momentos.

 

Ni siquiera porque el propio presidente Duque ha retirado la propuesta de reforma tributaria ni aceptado la renuncia del ministro de hacienda de ese país, ha logrado parar la protesta social activada desde hace una semana en ese país. Algunos incluso, no sólo plantean la renuncia del Primer Mandatario neogranadino, sino la celebración de elecciones anticipadas en ese país.

 

De igual manera, y por primera vez en mucho tiempo, la izquierda lidera las preferencias electorales de ese país para los comicios presidenciales a celebrarse el próximo año en ese país, en la persona de Gustavo Petro. Dios quiera que las mafias que sustentan los groseros privilegios de la oligarquía colombiana no lo asesinen, como ya lo han intentado en anteriores oportunidades, no sólo con el propio Gustavo Petro, si no con otros dirigentes de la izquierda colombiana con reales posibilidades de llegar al poder, y que fueron quitados del camino producto del accionar de asesinos o sicarios contratados por los sectores pudientes de ese país.

 

Tal y como fue expresada en su debida oportunidad por el propio Comandante Hugo Chávez: “La paz de Colombia será la paz de Venezuela”, y en esta máxima tenía y tiene toda la razón el Inolvidable Comandante, puesto que esa situación que padece Colombia con el asesinato casi a diario de su dirigencia social, y en especial aquellos que se desmovilizaron de las guerrillas para darle un verdadero chance a la paz en Colombia, indudablemente que golpea y afecta a nuestro país, no sólo por el propi tema de la emigración sino por la delincuencia transnacional que muchas veces se pasa del lado colombiano al venezolano, dado el estado de completo abandono que la fuerza pública neogranadina tiene de su lado fronterizo que comparte con nosotros en una extensión de 2.217 kilómetros cuadrados.

 

Y precisamente en medio de la convulsión social que en estos momentos vive ese hermano pueblo, no podemos bajar la guardia en lo que concierne a la República Bolivariana de Venezuela, ya que desde las Fuerzas Armadas de Colombia manejan el tema de la Doctrina Damasco, para así apuntalar una intervención a nuestro país, con el apoyo de toda una coalición internacional liderada por EEUU y utilizando de plataforma para tales ataques el propio territorio colombiano.

 

Quiero permitirme cerrar estas modestas pero sentidas reflexiones sobre el estallido social que en estos momentos se está dando en Colombia con un fragmento de esa hermosa canción de nuestro panita Alí Primera, la guerra del petróleo, en el fragmento que textualmente se lee:

 

“El Orinoco y el Magdalena se abrazarán

Entre canciones de Selva,

Y tus niños y mis niños

La cantarán a la paz”.

 

Para que definitivamente la hermana Colombia pueda enrumbarse definitivamente al camino de la paz, pero siguiendo para ello la senda de la justicia social

 

 

¡Bolívar y Chávez Viven! ¡Y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

* Abogado, Defensor de Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiteros y Tuiteras Socialistas.  , www.juanmartorano.wordpress.com , jmartoranoster@gmail.comj_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar , cuenta tuiter e instagram: @juanmartorano, cuenta facebook: Juan Martorano Castillo. Canal de Telegram: El Canal de Martorano.

 

Aporrea - artículos de Juan Martorano

 

Acuerdos de emergencia

 

Aurora Lacueva

 

Llegan noticias de negociaciones entre gobierno y diversos sectores de oposición. Esto resulta alentador, porque la única salida sensata y estable a nuestra crisis es el convenio político en el marco de la democracia. Ojalá recibamos en ese esfuerzo la ayuda de los demás países de nuestra región: a ellos les favorece una Venezuela democrática, próspera y en paz. También al mismo EEUU, que podría desarrollar en ese marco relaciones de convivencia razonables, de mutuo beneficio: desestabilizar por décadas un área cercana no luce como una iniciativa muy acertada. Hay que apostar al éxito del diálogo, lejos del “arrase” y del intento de aplastar al contrario, que implican violencia y retroceso.

Publicidad

Sin embargo, en paralelo a estas negociaciones hace falta además establecer acuerdos inmediatos para medidas de emergencia. La población de Venezuela no puede esperar más, ya ha aguantado demasiado, durante demasiado tiempo. En concreto, se hace necesario un espacio “frío” de acciones conjuntas entre el gobierno de Maduro y el sector opositor liderado por Guaidó, dado que este sector controla recursos importantes que están haciendo mucha falta. No se trata de otorgarse mutuamente ningún tipo de reconocimiento, solo de aceptar los hechos: una parte controla el gobierno del país y la otra controla el acceso a cuentas bancarias, reservas en oro y otros bienes que pertenecen al pueblo de Venezuela, y que ese pueblo necesita con urgencia.

En particular, se requieren inversiones en salud, educación y acceso a la alimentación. No es solo las vacunas contra la covid-19: nuestro sistema de salud, desde los ambulatorios más sencillos hasta los hospitales de mayor nivel, requiere inversión en infraestructura, equipos, medicinas y remuneración del personal. Hay niñas, niños y adultos muriendo a la espera de una operación o de una medicina de alto costo. Mientras tanto, en educación la pandemia ha venido a empeorar una situación ya mala: urge elevar de modo sustancial la remuneración de los docentes, y garantizar la tecnología para que puedan comunicarse con sus estudiantes, aunque sea un tiempo mínimo a la semana. Los planteles deben acondicionarse para un eventual regreso a lo presencial. Mientras se conversa del futuro, hay que acordar acciones para mitigar un presente que nos está hundiendo.

Publicidad

@AuroraLacueva

Aurora Lacueva | Referentes para educar – OtrasVocesenEducacion.org

 

 

Biden, Rusia, China y Japón

 

Joe Biden, el trasnochado matón que por ser presidente de Estados Unidos se cree emperador y dueño del mundo, sigue en su peligroso juego de bordear a diario una guerra nuclear amenazando y agrediendo juntas a Rusia y a China para mostrar que con él al frente, su país va a recuperar por la fuerza su condición imperial de amo del planeta. Pero es tarde y como es de esperar, las cosas le salen mal, por lo que se enreda o pierde por su torpeza e incalificable cinismo todo sentido de la realidad.

No sabe qué hacer con Rusia. Hace un mes llamó asesino a Putin. Este le dio una lección invitándolo a reunirse para discutir la situación mundial sin teleprompter y sin preguntas preparadas. Rechazó la invitación. Estados Unidos, amo del mundo, no acepta ser convocado a reuniones. Es él quien las convoca. Así, pasado el mes y en medio de Defense Europe, un operativo militar de la OTAN, esto es, estadounidense, para defender a Europa contra una absurda e inexistente amenaza rusa, operativo que ha llenado al servil Viejo Continente de tropas yankees, Biden convoca a Putin (al que llamó ahora Clutin) a reunirse con él en ese sesgado escenario. Y para mostrar quién es el amo, sanciona a 10 diplomáticos rusos. Pero Putin, que al ser llamado asesino llamó a su embajador en Estados Unidos para consultas, lo ha mantenido en Moscú, y en respuesta a la torpe invitación y a las nuevas sanciones le pidió al embajador estadounidense que se fuera a su país a discutir la situación con su jefe. Además, sancionó en respuesta a 10 diplomáticos yankees y amenazó con expulsar a otros 150 si Biden seguía con sus sanciones. Así, las relaciones diplomáticas han quedado suspendidas y al desconcertado y torpe Biden le toca ahora decidir.

Pero la relación que empeora a diario es la que mantiene con China, pues Biden, cada vez más desesperado y agresivo, actuando con un cinismo que combina soberbia, ignorancia y desprecio por el otro, ha ido perdiendo todo sentido de la realidad mintiendo con el mayor descaro y sin la menor vergüenza. Lo que informa la Casa Blanca acerca de una reciente conversación entre Biden y el primer ministro japonés, creo que es hasta ahora claro ejemplo de ello.

Tras ser derrotado por Estados Unidos en la Segunda guerra mundial, Japón queda convertido en colonia servil de éste y lo es hasta ahora. En un diálogo entre el presidente yankee y el primer ministro japonés, aquél habla y ordena y éste obedece y repite. Importa, pues, lo que dice Biden: que Estados Unidos ha decidido defender a Japón usando armas nucleares. El colmo del cinismo. La humanidad actual tiene mala memoria y la de los más jóvenes es breve. Pero no creo que nadie ignore o haya olvidado todavía que el único país que ha lanzado bombas atómicas contra poblaciones civiles, ha sido Estados Unidos, y que lo hizo justamente contra Japón, en agosto de 1945. Ahora el cínico presidente gringo habla de usarlas para defenderlo. ¿De quién? ¿Quién lo amenaza?

¿Quién podría ser? China. Biden dice que China amenaza a Japón. Calumnia sin base alguna. China está armada para repeler ataques yankees, pero no amenaza a nadie y tiene acuerdos comerciales con Japón. Y es éste el que sí ha invadido a China. Esa invasión, que no fue hace siglos sino en la tercera/cuarta década del siglo pasado, dejó un reguero sangriento de crímenes brutales contra el pueblo chino. Recordarla es poner en evidencia el cinismo de Biden con sus bombas ahora protectoras y el todavía mayor de Japón, que calla, minimiza o niega esa masacre genocida.

En 1931 Japón invade a la debilitada China. Se apropia de Manchuria, provincia norteña china rica en minerales. La separa de China, la convierte en imperio dándole el nombre de Manchukuo, busca a Henry Pu yí, último heredero del Imperio chino derrocado en 1911, lo corona emperador y lo pone como títere al frente de ese grotesco Imperio. Empero esto es lo de menos, fue un simple robo armado de territorio, y Japón, casi sin violencia venció la débil resistencia china y montó su imperio títere.

Lo monstruoso viene después. En 1936, Japón decide apoderarse a sangre y fuego de toda China. Sus tropas toman Shanghai y luego se lanzan contra Nanking, la capital. Y allí ejecutan la masacre más espantosa de toda la Segunda guerra, cometiendo en masa crímenes repulsivos difíciles de describir.

Mi idea no es convertir este artículo en museo de horrores, pero para mostrar que no exagero debo dar algún ejemplo. La idea militar japonesa era matar a todos los chinos, a los que consideraban subhumanos, y hacerlo de la peor manera. Por decenas de miles, los hombres eran fusilados en masa o ejecutados con bayoneta. O se los reunía en grupos de 10 o 20, atados juntos con alambre de púas, los rociaban con gasolina y los quemaban vivos. O se los forzaba a abrir fosas comunes redondas y se los decapitaba con las bayonetas para hacerlos caer uno tras otro al hueco. O se los enterraba hasta el cuello, vivos, y les azuzaban perros pastores alemanes que les destrozaran la cabeza. O los mismos soldados les sacaban los ojos con las bayonetas y los hacían caer al foso. O, algo más repugnante, se los hacía arrodillarse ante la fosa y se los decapitaba por la espalda, pero dejando la cabeza colgante sostenida por un trozo de la piel del cuello hasta que su peso empujaba al cadáver a caer en la fosa. Era frecuente ver montones de niños asesinados o de bebés empalados por los soldados con sus bayonetas. La masiva violación de mujeres, desde niñas hasta ancianas, fue espantosa, y para evitar denuncias terminaba siempre con la muerte de la violada, decapitándola con la bayoneta o cortándole con ésta senos y trozos del cuerpo y luego clavándole estacas en la vagina.

La masacre de Nanking se prolongó por 6 semanas, entre diciembre de 1937 y febrero de 1938, y el total de muertos que produjo, casi todo de civiles: hombres, mujeres y niños, es de casi 500.000 asesinados, más del doble de los causados por las bombas atómicas que Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki. Y quizá lo más escandaloso de todo esto sea que Japón sigue negando que esa horrible masacre ocurrió, o reduciéndola con el mayor descaro a matanza de unos pocos militares.

Pero hay más. En su guerra contra China, ya convertida en Guerra mundial, Japón contó con Shiro Ishi. Se ha comparado a este con Mengele, el médico nazi de los experimentos criminales con judíos, gitanos y comunistas. Pero Shiro Ishi fue peor pues además era microbiólogo. Y su actividad criminal en este campo, en la China ocupada por Japón entre 1936 y 1945, al frente del batallón 731 del ejército japonés invasor, haciendo experimentos masivos de difusión de virus y enfermedades infecciosas con la población china, produjo cerca de 600.000 muertos. En 1946 el Tribunal que creó Estados Unidos para juzgar crímenes de guerra en Asia, lo juzgó. Pero él le ofreció toda la valiosa información producto de sus experimentos y Estados Unidos, a cambio, no lo inculpó y lo dejó libre. Por cierto, ese Tribunal yankee perdonó a casi todos los criminales de guerra acusados, incluyendo a los responsables y protagonistas de la masacre de Nanking. Japón era ahora amigo. Y a los amigos … Shiro Ishi vivió feliz y murió en su cama, de cáncer, en 1959.

Y hubo otro nuevo amigo al que Estados Unidos perdonó: el emperador Hirohito, al que los japoneses tenían por un dios vivo. Ese dios vivo fue cómplice de todas las invasiones y crímenes del Imperio japonés en esas décadas. Estados Unidos le quitó el poder, pero no lo juzgó. Entonces se dedicó a la ictiología. Llenó el palacio imperial de acuarios y estuvo hasta su muerte alimentando pececillos. Por eso, para que no nos mientan y engañen con tanta facilidad es que nos conviene no perder la memoria y tenerla siempre presente.Vladimir Acosta

Tomado del diario Últimas Noticias.

Historiador y analista político. Moderador del programa "De Primera Mano" transmitido en RNV. Participa en los foros del colectivo Patria Socialista

 vladac@cantv.net 
 
 

 

Cuadro revolucionario Vs. Cuadro de la “burguesía revolucionaria”

 

El capitalismo se ha modernizado al compás del desarrollo de las luchas revolucionarias y anticoloniales, su dominación hoy día es más compleja que en el pasado, tanto a lo que se refiere a sus medios de control ideológico como de represión material, al control de las crisis económicas. A esto se le puede agregar que las desviaciones en el seno del movimiento obrero tienen ya una larga historia y que en ellas se han formalizado varias generaciones de la clase obrera y las masas que existen en el período. Parece innecesario insistir en las características de una revolución, en su originalidad, la razón de ser en cada pueblo que ha tenido que hacerla. En cada pueblo donde se ha materializado una revolución, un cambio, ha habido rasgos de espontaneidad particulares, distintos unas de otras. Nuevos simpatizantes, cuadros, organizaciones se fueron sumando poco a poco a la frágil estructura orgánica de esos movimientos hasta constituir el desbordamiento de masas que caracteriza la revolución. Así pasó en China, Cuba y hasta en la Venezuela con Chávez. En este último caso, al comandante Chávez, a pesar de contar con su equipo de trabajo, no le fue fácil porque aún no estaba rota la vieja estructura del sistema capitalista. Él marcó el cambio para hacerlo, pero la organización y coordinación no fueron suficientes, de ahí la razón del Golpe de Estado en el año 2002 y seguidamente el paro petrolero; sin embargo estos aspectos fueron el preludio del cambio en la estructura política, económica y social del país. Chávez trató de desarrollar cuadros intermedios, comprometidos con esos cambios, para afrontar las nuevas responsabilidades que se le avecinaban. Posteriormente, algunos de esos cuadros le traicionaron, así como al proceso revolucionario, algunos huyeron del país como ladrones y traidores; otros se apartaron del camino hacia la revolución y se codean con la derecha, hasta piden elecciones presidenciales o la renuncia del presidente Maduro; otros se mantienen en el poder político y ostentan cargos en el gobierno, como ministros, diputados o gobernadores, aprovechando las mieles del poder, pidiendo la conformación de una nueva clase social "burguesa revolucionaria" y pactos flexibles con la burguesía empresarial venezolana y la derecha.

La crisis que vive Venezuela no solo se le puede imputar a los gobiernos ilegítimos de los EE.UU., pues hay problemas a lo interno del gobierno que han afectado el manejo de la crisis y no se puede ocultar. El eje central de esos errores está en la falta de sentimiento de la realidad en un momento dado; pero la herramienta que faltó, lo que está poniendo en peligro hoy la revolución (desde Chávez y agudizada hoy), fue la falta de cuadros desarrollados, comprometidos, preparados, en todos los niveles, a tal punto que en el presente existe visiblemente una lucha de cuadro revolucionario y cuadro de la "burguesía revolucionaria". El Ché Guevara definió al cuadro como "un individuo que ha alcanzado el suficiente desarrollo político como para poder interpretar las grandes directivas emanadas del poder central, hacerlas suyas, transmitirlas como orientación a la masa, percibiendo además las manifestaciones que ésta haga de sus deseos y motivaciones más íntimas. Es un individuo de disciplina ideológica y administrativa, que conoce y practica el centralismo democrático y sabe valorar las contradicciones existentes en el método para aprovechar al máximo sus múltiples facetas; que sabe practicar en la producción el principio de la discusión colectiva y decisión, las responsabilidades únicas, cuya fidelidad está probada, y cuyo valor físico y moral se ha desarrollado al compás de su desarrollo ideológico, de tal manera que está dispuesto siempre a afrontar cualquier debate y a responder hasta con su vida de la buena marcha de la revolución. Es un individuo con capacidad de análisis propio, lo que le permite tomar las decisiones necesarias y practicar la iniciativa creadora de modo que no choque con la disciplina. El cuadro es un creador, es un dirigente de altura, un técnico de buen nivel político que puede, razonando dialécticamente, llevar adelante su sector de producción o desarrollar a la masa desde su puesto político de dirección". El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en su intervención en la Comisión No. 3 del 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, señaló que lo primero que debe distinguir a un cuadro de la revolución es su profunda preparación ideológica, revolucionaria, ética y profesional, con un enfoque además del medio ambiente.

En este sentido, para cumplir a cabalidad sus tareas el militante revolucionario debe formarse como cuadro en sus más diversos aspectos: ideológica, consiste en el conocimiento y comprensión de los aspectos generales de la teoría Marxista-Leninista, entre otros conocimientos de otras ciencias particulares y de las diversas expresiones de la burguesía burguesa contemporánea; así como política, orgánica, militar, técnica, y moral para superar los vicios y taras con que la sociedad burguesa nos ha transformado. Díaz-Canel delineó 32 características políticas, morales y culturales que debe tener un Cuadro Revolucionario, ninguna de ellas coincide con la de un cuadro de la burguesía revolucionaria venezolana, está en contraposición a todo lo que estos derechistas disfrazados hacen y dicen, a saber: un cuadro debe estar en la primera línea de combate; tener buena preparación ideológica; formación revolucionaria, ética, moral y profesional; comprender el enfoque del problema no solo desde lo económico; capacidad de dirección, de análisis; proactivo, no ser cumpletareas; compromiso e inquietudes revolucionarias; capacidad resolutiva; saber actuar frente a una situación; saber convocar, planificar; ser preocupado y tener sensibilidad; argumentar y dirigir el trabajo político; no debe escudarse y justificarse, ni molestarse cuando le planteen un problema; debe ser modesto y humilde; sobreponer el nosotros al yo; tenacidad y firmeza; plantarse ante el enemigo; tener entereza; buscar mejorar, superarse y superarnos; capacidad de escucha, para debatir de verdad y reconocer si está equivocado; capacidad para pedir consejos; reconocer que nadie es dueño de la verdad absoluta; tener disposición y pasión por la auto preparación; aceptar que el proceso de enseñanza aprendizaje es constante. Yo agregaría la característica No. 33: tener claro que existe una tríada del poder oscuro (capitalismo, religión y esclavitud), la cual no se puede ser parte de ella porque contradice la lucha por la libertad; por lo tanto, cuadro revolucionario que incumpla estos postulados debe ser relegado y suspendido de todo cargo político o de poder en el gobierno.

Nos pretenden convencer de las bondades de las políticas económicas del gobierno, mediante leyes o proyectos procapitalistas que traerán como consecuencia la caída del proceso revolucionario, de la destrucción de los avances sociales que habíamos logrado. Leyes como la Ley Antibloqueo, o la de Zonas Especiales, la imposición del dólar, son una reticencia para entregar al país a la burguesía empresarial, a los que más daño económico le han hecho al país, pero lo peor es el impulso para entregar al país al imperio y a la derecha, en nombre del comandante Chávez y del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI. Si la falla es del partido del gobierno, entonces el partido debe revisarse y reestructurarse, ya que la revolución proletaria no será posible. No es una tarea sencilla; pero si partimos desde Chávez (más de veinte años), hasta hoy, no podemos seguir fallando, a estas alturas debemos estar claros, ser radicales y no permitir que nuevos ricos rojos nos impongan sus tesis capitalistas. Un cuadro revolucionario es auténtico cuando es capaz de crear un "Hombre Nuevo", cuando ayuda a elevar los niveles de consciencia, y ésta es una tarea inaplazable para lograr la transformación de una nueva sociedad más humanista, necesaria para la construcción del comunismo.

Licenciada en AdministraciónEsmeralda García Ramírez

 esmeraldagarcia2309@gmail.com