sábado, 11 de marzo de 2017

Las nuevas amenazas y peligros que se ciernen sobre la República: ¿Estamos preparados para resistirlas?

*JUAN MARTORANO.
Hace un par de días, conmemorábamos los dos años de la promulgación de la orden ejecutiva del presidente Barack Obama, donde Venezuela, nuestro hermoso país, fue declarado como una “amenaza inusual y extraordinaria” a la seguridad nacional de los Estados Unidos de Norteamérica. Todo ello, para justificar todas las agresiones en contra de nuestra Nación en estos últimos años.
Aprovechando ese contexto, y en toda una cadena de eventos que se vienen suscitando en estos últimos días, tanto en el plano nacional como en el internacional, es que queremos a través de las siguientes líneas, formular una serie de advertencias, de planteamientos, para que nuestro pueblo esté muy consciente de lo que se viene, y para prepararnos, para poder superar las aguas turbulentas por las que podamos navegar en los días y meses venideros.
Uno de los riesgos más visibles que debemos advertir y que nuestra República debe afrontar, tiene que ver con el mal llamado caso de los “narcosobrinos” de la Primera Combatiente, Cilia Flores. Señalo mal llamado caso, porque son pocos los que han señalado y mencionado que estos muchachos, sin ánimo de entrar en juicios de valor sobre si son culpables o inocentes, pero lo cierto es que fueron secuestrados en Haití, y se ha montado toda una “olla periodística” con este caso, y esto nadie puede objetarlo.
Se estima que para finales de este mes de marzo, la Corte de Apelaciones de Nueva York, pueda ratificar la sentencia condenatoria por delito de narcotráfico, a estos sobrinos de la pareja presidencial. Es evidente que entre otras cosas, además de atacar a la integridad moral de la Primera Combatiente o del Jefe del Estado, buscan sembrar dudas y desconfianza en el liderazgo político y militar que hoy dirige los destinos de nuestro país.
Esto hay que concatenarlo con los ataques que se dieron hace cerca de un mes, con las infundadas acusaciones en contra del Vicepresidente Ejecutivo de la República, Tareck El Aissami, por sus “nexos con el narcotráfico”. Y como anteriormente se hizo en su momento, con el Mayor General y actual Ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Nestor Luis Reverol Torres, por acusaciones similares, es obvio que vienen no sólo por Maduro, sino por todos y cada uno de nosotros y nosotras.
Sin duda, desde nuestro punto de vista, todo esto es una patraña, pero, si sumamos las aviezas intenciones del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (O.E.A.) Luis Almagro y de 35 organizaciones no gubernamentales de “actualizar” el informe sobre la situación actual de Venezuela, todo ello para que se nos aplique la Carta Interamericana Democrática, y de nuevas agresiones contra la Patria de Bolívar y Hugo Chávez, creo que no podemos despachar de manera tan campante tan espinoso asunto.
Sin duda, el fascismo criollo en concertación con sus pares internacionales se frota las manos, y solo espera la publicación de esta información para la “explotación del éxito” de dicha noticia. Ahora, desde nuestro punto de vista, cobra sentido la intención de captar a efectivos militares para intentar el Golpe Militar a la Revolución Bolivariana, además de la activación de la Carta Interamericana, o la difusión de informes como la del Senado de Estados Unidos, sobre la “crítica situación de Derechos Humanos” en el país.
Pero, hay otros elementos y eventos, a la par de este, que se están dando, y que debe mantenernos muy alertas, y tiene que ver sobre fuertes rumores  sobre sanciones a nuestra principal industria, Petróleos de Venezuela (P.D.V.S.A.) y del tema que las reservas internacionales están cayendo, están mermando, más los ataques y todo el boicot que el diputado de la MUD, José Guerra está haciendo, con toda la intención de que no nos lleguen los necesarios financiamientos internacionales a nuestra economía, y tratando de resucitar, la matriz de opinión del “default” del país, cuyas principales protagonistas son las calificadoras de riesgo internacionales, las cuales actúan como “mercenarias de guerra” en estas agresiones en contra del país.
Lo hemos expresado en cada una de nuestras intervenciones públicas y en cada uno de nuestros escritos. El gran problema que afrontamos con estas matrices de opinión que se nos quieren imponer y que a nivel mediático se pretenden activar en los próximos días, va mucho más allá de la veracidad o la falsedad de las mismas, sino que hasta el momento en que estas líneas son escritas y publicadas, no ha habido una respuesta comunicacional apropiada y adecuada de nuestro Gobierno, que desmienta o en caso de ser ciertas, hasta que punto y que las pueda contextualizar, para neutralizar estas acciones de operadores psicológicos, y contribuir a la paz y la tranquilidad de nuestro pueblo.
Pero lo más importante de todo esto, es que debemos comprender que, el ciudadano o ciudadana común, el de y la de a pie, el que y la que se monta en una camionetica, el que y la que está 4, 5 y hasta más horas en una cola para poder adquirir los productos para su alimentación, por solo citar un ejemplo, no puede entender sobre estas escaladas de agresión, si no se la habla con la verdad, si no se le informa.
Y creemos oportuno, extreriorizar nuestra inquietud y formular las siguientes interrogantes, que algunos como analistas nos hacemos: ¿Estamos preparados para resistir estos ataques? Si la respuesta es afirmativa: ¿Hasta que punto? ¿Existen planes de acción inmediata o de otra índole en el caso de presentarse estos posibles eventos?
Esperemos que en los próximos días haya respuesta a estas interrogantes.
¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
*Abogado,Activista por los Derhttp://juanmartorano.blogspocom /http://juanmartorano.w). jmartoranoster@gmail.com . @juanmartorano (Cuenta en Tuiter)
 
Resultado de imagen para caso narcosobrinos