martes, 7 de febrero de 2017

El Capitalismo es un amante pésimo en la cama

En mi lugar de estudio, los choferes y vigilantes tenían una frasecita que repetían con mucho dolor cuando un levante se les iba a menos: “Billete mata galán”. Sí, cuando tenían a una jeva a punto de caramelo, aparecía un lanzado profesor, y zas, adiós luz que te apagaste; el muy galán llegaba y le daba jaque mate. A mí un día por muy mala pata, caí en unas de esas redes. Vi a un profesor que era muy Don Juan y con el verbo reverberante de ingenio, con un historial de aguerrido martillador de sueños y levantes, y me dije: “-Vamos a ver si es verdad que este trovador sabe tronar en los cielos”.
Me ubiqué un día en su nave, con dulce aire acondicionado, muy bien cuidado, y partimos hacia las cumbres de El Valle. Aquel “educador” no me dejaba hablar de lo elocuente y profuso que era en disimiles campos. Sabía de todo un poco: de filosofía, de arte, de cibernética, petróleo, política internacional y conflictos bélicos de la época griega y romana. Todo un preámbulo para ir luego a las estrellas. Y sí, el firmamento tenía sus etéreas luminosidades, sus constelaciones titilantes y sus silencios plagados de conjeturas dudosas y vacilantes. Y comprobaba que él ni siquiera tenía conciencia del conformismo que buscaba. Su ilusión era muy trivial: “Yo, yo, yo…” un individualismo fatigante, con un mar de lugares comunes en el que nos ahogamos como energúmenos. Nada nuevo, todo triste y fatigante, para concluir con una vaga despedida: “-Cualquier cosa yo te llamo mañana”. En el fondo no tenía nada diferente, aunque él se creía un ser diferente a todo el mundo, porque sus zapatos eran diferentes, sus camisas inigualables, sus pantalones y los rines de magnesio de su carro, únicos en toda Venezuela. Y yo le pregunté: ¿Tú crees que yo sea diferente a todas las demás?, y me respondió: “-Si no, no te hubieras escogido como compañera”.
  • Es decir – le dije- en nada soy iguales a las otras, porque tú te imaginas que yo he perdido mi individualidad, es decir mi identidad. ¿Te parece que el alma no tiene sexo? Porque a ti sólo te interesa el alma según me has dicho, y casi que entre tú y yo no hay polaridad. Somos en el fondo idénticos, estándar y capitalistamente iguales. ¿Eso es lo que pretendes decir??


Autor: 

María Teresa Arguedas